Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nueva Delhi declara la guerra a las bolsas de plástico

Pocas cosas son más complejas en la capital india que dar dos pasos seguidos sin encontrar una bolsa de plástico tirada por el suelo, por eso las autoridades han decido plantarle cara al envoltorio y prohibido su uso en los comercios, medida que cuenta con tantos adeptos como detractores.
El Gobierno de Nueva Delhi ha aprobado una normativa, que entró en vigor a principios de año, para prohibir a las tiendas, hoteles, hospitales y centros comerciales, entre otros establecimientos, el uso, distribución y almacenamiento de bolsas de plástico con el objetivo de reducir la ingente acumulación de residuos que generan.
"Se trata de una norma universal que afecta a todos los comercios minoristas. Pero esto es sólo el principio. El Gobierno debe reforzar la ley, garantizar su cumplimiento y educar a los comerciantes. Con esta prohibición las autoridades no han acabado" con el problema, dijo a Efe un portavoz del organismo Centro para la Ciencia y el Medio Ambiente, Kushal Yadav.
Yadav añadió que el Gobierno no debe escatimar esfuerzos en asegurarse de que la norma se cumple hasta el final.
"La restricción está teniendo éxito parcialmente. Es necesario hacer mucho más", agregó.
Tras la aprobación de la normativa, el Departamento de Bosques y Vida Salvaje del Ejecutivo delhí está ultimando un plan para que la ley se convierta en un golpe efectivo.
"El departamento está reflexionando sobre varias estrategias. Una opción podría ser lanzar una campaña de sensibilización y después empezar con las sanciones a los infractores", explicó un funcionario gubernamental citado por la agencia IANS.
A la firme convicción de activistas y autoridades se suman algunos comerciantes como Pradeep Babbar, quien regenta una pequeña tienda de comestibles en uno de los múltiples mercados de barrio de Nueva Delhi.
"En mi opinión es un paso muy bueno que se debería haber tomado hace dos o tres años. Es muy tarde, pero en el futuro será positivo", explicó Babbar a Efe.
El comerciante precisó que ha sustituido los plásticos por las bolsas de papel y de tela que, en su opinión, son "manejables y resistentes".
En algunos casos los tenderos han optado por fabricar rudimentarios envoltorios con papel de periódico.
Pero no todo el mundo se siente tan motivado: "En esta prohibición no nos dan alternativas. Si queremos vender arroz o lentejas o algún otro producto de este tipo necesitamos una bolsa. ¡Es que no se puede trabajar sin bolsas de plástico!", dijo Sureesh Kumar, que trabaja en una pequeña tienda de un popular mercado capitalino.
En la misma línea se expresó el vendedor de legumbres Ram Nivas, quien explicó que continúa utilizando bolsas de plástico porque las de otros materiales son más caras.
"Una bolsa de plástico vale una rupia (0,015 euros) y las de tela quince. El consumidor no va a pagar más por la diferencia, así que no las damos", razonó.
La medida está levantando polvareda y el pasado miércoles la ONG Plastic Bag Awareness Forum anunció el lanzamiento de una campaña que incluirá anuncios de televisión y cuñas radiofónicas para publicitar los beneficios de las denostadas bolsas de plástico.
"Es un error común creer que el uso de bolsas de papel ayudará a la sostenibilidad del medio ambiente y de la sociedad. Debemos recordarnos a nosotros mismos que el papel es un producto de la celulosa del árbol. La producción a gran escala de papel lleva a la deforestación", explicó el miembro de la ONG Rajesh Mittal, citado por IANS.
Mientras, la Asociación de la Industria de Plástico de la India ya ha presentado un recurso ante un tribunal de Nueva Delhi con el objetivo de que se derogue la norma.
Pero parece que el Ejecutivo está determinado en su guerra contra el plástico y ha diseñado un plan de acción para la gestión de sus residuos que ponga en práctica la leyes sobre fabricación, venta y uso de este elemento aprobadas a finales de la década de 1990.
Además, ha constituido un comité para aprobar una hoja de ruta para la gestión de los residuos en todo el país, que incluirá la basura de plástico.