Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nueva noche de tensión entre laicos y peregrinos en la Puerta del Sol

La Puerta del Sol ha vivido una nueva noche de tensión a consecuencia de la convocatoria de una concentración laica contra la aportación de fondos públicos a la Jornada Mundial de la Juventud. A última hora de la tarde, unas 300 personas se congregaron en Sol cantando consignas contra el Papa y con pancartas mostrando su rechazo a la celebración de la JMJ. Tras varios momentos de enfrentamientos, la Policía ha cargado contra los manifestantes a los que ha desalojado. Los disturbios han terminado con cuatro heridos. Esta mañana se ha celebrado una nueva protesta en los juzgados de plaza de Castilla y por la tarde habrá otra en la plaza de Sol.
Unas 300 personas se concentraron en la Puerta del Sol cantando consignas contra el Papa y con pancartas mostrando su rechazo a la celebración de la JMJ con fondos públicos en plena crisis económica.

Varias decenas de agentes nacionales cercaron a los manifestantes para evitar altercados con los peregrinos, que llegaban procedentes de un acto con el Papa Benedicto XVI en la plaza de Cibeles.

Así, la Policía consiguió mantener separados a ambos grupos, que se lanzaban respectivamente consignas provocadoras. A los gritos de 'Esa mochila la he pagado yo', 'Más educación, menos religión' y 'Ni dios nos representa', se respondía con otras consignas como 'Nuestro Papa es el mejor' o gritos de 'Viva el Papa'.

Sin embargo, se vivieron momentos de tensión cuando un grupo de jóvenes del 15M accedió a la confluencia de Sol con la calle Carretas, y también cuando un grupo de jóvenes carlistas que comenzó a provocar a los manifestantes quedó rodeado por los mismos, que los acusaban de franquistas.

También hubo quienes intentaron dialogar con sus 'contrarios', como un joven que explicó a los peregrinos que no se manifestaban contra ellos ni contra su religión o creencias, sino contra el uso de dinero público para sus celebraciones.
A pesar de la tensión, la presencia policial, que rondó el centenar de agentes, permitió mantener a ambos colectivos separados ante la mirada curiosa de la mayoría de peregrinos y turistas, que se quedaban en la zona para contemplar la escena.

Los agentes decidieron entonces comenzar a dispersar a la gente, que se iba aglomerando en torno a los manifestantes, cada vez recluidos en un cerco más estrecho hasta que el grupo se ha dividido en dos y hubo las primeras escaramuzas, de las que los manifestantes se han quejado porque la Policía "primero da con la porra y luego dice que sólo quieren identificarte".
Fue entonces cuando comenzaron las cargas en las que ha habido cuatro heridos leves que, en cualquier caso, no han tenido que ser atendidos por los servicios sanitarios..

A pesar de la carga, los 'indignados' han intentado continuar su protesta en la plaza de Jacinto Benavente, aunque la dispersión y la presencia policial, así como el continuo paso de peregrinos y otros ciudadanos, ha acabado diluyendo su protesta, aunque un pequeño grupo se ha vuelto a juntar en la plaza de Tirso de Molina para seguir adelante.
Nuevas concentraciones
A pesar de los incidentes, los laicos han convocado nuevas protestas este viernes. La primera ha sido esta mañana frente a los juzgados de Plaza de Castilla para pedir la libertad de los seis detenidos en la noche del miércoles. Además, esta tarde hay una nueva convocatoria en Sol a las 19 horas para seguir manifestándose en contra de la financiación pública de la JMJ.