Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nuevo hallazgo de víctimas del Airbus mantiene la esperanza en las búsquedas

Fotografía en la que se observan los primeros restos del avión Airbus A330-200 de Air France encontrados en el Océano Atlántico, los cuales son presentados por la Fuerza Aérea brasileña en la ciudad de Recife (Brasil). EFEtelecinco.es
El hallazgo de seis nuevas víctimas del accidente del Airbus de Air France en el Océano Atlántico dio hoy nuevas esperanzas a las autoridades brasileñas para proseguir con la búsqueda, por el tiempo que sea necesario.
Los seis cadáveres fueron retirados hoy del mar por el navío anfibio francés "Mistral", que aún no se los ha entregado a las autoridades brasileñas, encargadas de la identificación de las víctimas, explicó el brigadier Ramón Cardoso, jefe del Departamento de Control del Espacio Aéreo de la Fuerza Aérea Brasileña, en una rueda de prensa en la ciudad de Recife.
Con el hallazgo de hoy suman 50 los cadáveres recuperados de las aguas, de los 228 ocupantes que llevaba el vuelo AF447 accidentado el pasado 31 de mayo.
Cardoso detalló que los equipos de rescate están preparados para prolongar la búsqueda hasta el día 25 por lo menos, aunque evaluarán la conveniencia de seguir con los trabajos cada dos días desde el próximo miércoles.
No obstante, los militares ya admitieron que es muy difícil recuperar los 178 cuerpos que aún no han sido hallados doce días después de la tragedia.
"No hay ninguna planificación de cerrar las búsquedas. A partir del día 17 haremos una reunión cada dos días para definir si se continúa con los trabajos", dijo Cardoso en la rueda de prensa.
El militar explicó que es posible encontrar restos del aparato y cadáveres veinte días después de la tragedia, aunque admitió la posibilidad de continuar más tiempo.
"Solo cuando no haya ninguna posibilidad de encontrar cuerpos y despojos, entonces cerraremos (las búsquedas). Estará determinado por posiciones técnicas y la posibilidad de encontrar más cuerpos", relató el militar.
La mayoría de los cadáveres encontrados están siendo analizados en laboratorio, ya sea en el archipiélago de Fernando de Noronha, lugar habitado más próximo a la tragedia, o en Recife, donde se están completando las autopsias.
En Recife se encuentran los primeros 16 cadáveres y mañana serán trasladados otros 20 cuerpos de Fernando de Noronha.
En la base insular permanecerán otros cinco cadáveres ya recuperados, además de los tres que se hallaron el jueves y que llegarán el sábado, según detalló el representante militar.
La Policía Federal, encargada de las autopsias, informó en un comunicado que llevará a cabo todos los protocolos internacionales de identificación, incluyendo exámenes dentales, de huellas dactilares y de ADN.
El ente consideró que la identificación visual por parte de los familiares puede "no ser conclusiva" debido al "estado (de descomposición) en que se encuentran".
Además, la identificación visual por sí sola "no tiene valor legal" y tiene que ser acompañada de pruebas de laboratorio, agregó la nota.
Un técnico del Departamento Aéreo de Francia llegará a Brasil el domingo para estudiar los restos recuperados por el país suramericano y decidir si serán analizados "in situ" o si es mejor enviarlos a Francia para hacer allá los análisis, según anunciaron los responsables militares brasileños.
Dos barcos y un submarino francés acotaron hoy la búsqueda de la caja negra a un área de 70 kilómetros de radio a partir del punto exacto en el que el avión de Air France realizó su último contacto, con el envío de un mensaje automático que comunicaba un fallo técnico.
El área de la búsqueda es una zona remota en el centro del Atlántico, a 1.300 kilómetros de la costa de Brasil y con profundidades de cerca de 3.500 metros.
Si no se consigue encontrar la caja negra, la investigación dependerá del estudio de los restos hallados flotando en el mar, que podrían servir para averiguar si el avión explotó en el aire o si cayó entero al Atlántico.
Parte de esos restos, entre ellos asientos y máscaras de oxígeno, llegaron hoy en barco a Recife donde fueron mostrados a la prensa por los militares.