Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nuevos altercados en el barrio de Palma donde se enfrentaron gitanos y subsaharianos tras la muerte de un nigeriano

La Policía Nacional y Local mantiene en estos momento un grueso dispositivo en el barrio palmesano de Son Gotleu donde esta madrugada un joven de 32 años de nacionalidad nigeriana se ha precipitado desde un quinto piso en la calle Tomás Rullán, lo que ha desencadenado una batalla multitudinaria entre ciudadanos de esa nacionalidad y gitanos, colectivo al que los compatriotas africanos culpan de la muerte del hombre.
Fuentes de la Policía Local han informado a Europa Press que este lunes se han repetido los altercados en el barrio de Son Gotleu, donde más de cincuenta personas, entre amigos, vecinos y familiares del fallecido, se han concentrado por las calles del barrio, aledañas a la plaza Venerable Juan Alzina, pidiendo "justicia".

Las mismas fuentes han indicado que en el barrio se vive una "calma tensa" porque, aseguran, "en cualquier momento puede volver a estallar la violencia y producirse nuevo incidentes", como los que esta mañana han llevado a los agentes policiales a cargar en más de una ocasión contra el colectivo nigeriano.

Así, los comercios y establecimientos de esas calles permanecen atentos a lo que pueda ocurrir, tras presenciar situaciones de violencia entre policías y ciudadanos. Por esta razón, la autoridad policial mantiene un operativo de prevención con el fin de evitar que se produzcan "desórdenes graves".

Durante la madrugada, tras la muerte del hombre, el colectivo nigeriano ha iniciado una batalla contra gente de etnia gitana. La Policía habla de "dos grupos claramente diferenciados" enfrentados en plena calle.

Así, miembros de la comunidad nigeriana han ocasionado graves desperfectos en el mobiliario urbano y provocado daños en decenas de vehículos estacionados durante la noche.

A estas horas, amigos y conocidos de la víctima permanecen en la vía pública expresando su rechazo a la muerte del compatriota y pidiendo justicia contra el clan gitano.

La presencia policial este lunes mantiene a este grupo bajo una calma incierta y la policía no prevé abandonar la zona hasta que no tenga la seguridad de que no se producirán nuevos tumultos.

Tres detenidos
La Policía Local ha detenido por el momento a tres hombres, a los que imputa presuntos delitos de "daños intencionados y de atentado contra la autoridad". Está previsto que los tres ingresen en dependencias de la Jefatura de la Policía Nacional, que se ha hecho cargo del caso al tratarse de un presunto caso de homicidio, extremo aún por confirmar.