Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nuevos datos de atezolizumab de Roche en cáncer de vejiga avanzado o metastásico

Roche ha presentado este lunes resultados actualizados del estudio fundamental de fase II IMvigor 210 que evalúa atezolizumab (MPDL3280A, un fármaco para la inmunoterapia oncológica, en investigación) en pacientes con cáncer de vejiga localmente avanzado o metastásico.
Según los datos presentados en el Simposio sobre Cáncer Genitourinario de la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica (ASCO GU) de 2016, la mediana de la supervivencia global (SG) en esta población multitratada fue de 11,4 meses (intervalo de confianza del 95% en los pacientes con niveles elevados de expresión del PD-L1 y de 7,9 meses en el conjunto de la población del estudio.
El estudio también mostró que el 84% de los pacientes que respondían a Atezolizumab mantenían la respuesta, independientemente de su nivel de expresión del PD-L1, al reevaluar los resultados tras un seguimiento de mayor duración (11,7 meses). La mediana de la duración de la respuesta aún no se ha alcanzado. Atezolizumab se toleraba bien, y los acontecimientos adversos fueron similares a los observados en anteriores actualizaciones.
"Es alentador comprobar que, en la mayoría de los pacientes con cáncer de vejiga avanzado que respondieron a atezolizumab, la respuesta se mantenía tras un seguimiento de mayor duración. Estamos impacientes por compartir estos resultados con la Agencia Norteamericana del Medicamento (FDA, por sus siglas en inglés) y otras autoridades sanitarias, con la esperanza de poder poner a disposición de médicos y pacientes Atezolizumab lo antes posible", ha señalado Sandra Horning, directora médica y de Desarrollo Internacional de Productos de Roche.
Roche prevé presentar de forma inminente estos datos ante autoridades sanitarias de todo el mundo, entre ellas la FDA estadounidense, para solicitar la designación de avance terapéutico decisivo. Dicha designación permite acelerar el desarrollo y la evaluación de los medicamentos que puedan suponer una mejora sustancial con respecto a tratamientos existentes de enfermedades graves.