Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

OCDE quiere analizar en PISA 2018 el respeto de los alumnos de 15 años hacia otras culturas

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) quiere incluir en su Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos (PISA, por sus siglas en inglés) un nuevo cuestionario en 2018 para analizar la actitud de los alumnos de 15 años de los países participantes hacia otras culturas, el valor que le dan a la dignidad humana, el respeto hacia los demás y su responsabilidad.
Se trata de una iniciativa presentada en la última reunión de ministros de Educación del G7 --Reino Unido, Canadá, Francia, Alemania, Italia, Estados Unidos y Japón, que ocupa la presidencia de turno--, celebrada en la ciudad nipona de Kurashiki este fin de semana y en la que estos dirigentes coincidieron en la necesidad de medir esta competencia, además de la lectora, matemática o científica, que son las clásicas del informe PISA.
Según la directora de Gabinete de la OCDE Gabriela Ramos, que presentó esta propuesta ante los titulares de Educación en Japón, "la búsqueda de soluciones innovadoras para la escalada de problemas, desde el agotamiento de los recursos naturales a una distribución más justa de la riqueza y las oportunidades, depende de la capacidad de las personas para actuar de forma creativa y ética y en colaboración con otros".
'Competencia global', que es lo que la OCDE quiere evaluar en los alumnos de 15 años, es para Ramos la "pieza central" de una visión más amplia que debe abarcar la educación del siglo XXI. Según indica, ésta debe estar configurada por los principios de equidad, cohesión y sostenibilidad.
Por su parte, el director de Educación y Capacitación de la OCDE, Andreas Schleicher, señala en el documento 'Global Competency in a Inclusive World' (Competencia global en un mundo inclusivo), que recoge Europa Press, que las escuelas "tienen que preparar a los estudiantes para un mundo en el que las personas necesitan trabajar con otras de diversos orígenes culturales y apreciar ideas, perspectivas y valores diferentes a los suyos".
A juicio de Scheicher, los jóvenes de todo el mundo tienen que desarrollar una mayor confianza en las personas de otras culturas porque van a tener que colaborar: "Su vida se verá afectada por cuestiones que van más allá de las fronteras nacionales".
Desde la OCDE señalan en este informe que si se introduce este nuevo cuestionario, PISA podría ayudar a responder si los alumnos de 15 años están preparados para la vida y el empleo en un mundo globalizado; qué capacidad tienen para entender y analizar noticias y cuestiones culturalmente distintas que superan su ámbito más próximo; si las escuelas educan a sus estudiantes en esta multiculturalidad y qué métodos utilizan; o cómo se afronta en los centros educativos los estereotipos y los prejuicios culturales y de género.
La propuesta establece la evaluación de varios componentes cognitivos del alumno como el análisis crítico de pensamiento, la capacidad de interactuar con respeto, la empatía, el conocimiento y comprensión
de los problemas mundiales o el conocimiento intercultural, entre otros.
LOS PROFESORES TAMBIÉN
El objetivo de conocer el grado de capacidad de los alumnos para enfrentarse en el futuro a un mundo globalizado, pasa también para la OCDE por conocer la preparación de los profesores para responder a las distintas comunidades de estudiantes y sus estrategias de enseñanza en este ámbito.
Por ello, este organismo internacional contempla también medir esta 'competencia global' en el Estudio Internacional de Enseñanza y Aprendizaje (TALIS, por sus siglas en inglés) que realiza al profesorado.