Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OMS cree que el registro de delincuentes sexuales arriesga la reputación de los médicos de forma "inútil"

La Organización Médica Colegial (OMC) ha avisado de que el Registro Central de Delincuentes Sexuales, en vigor de este martes, arriesga la reputación de los médicos de forma "inútil" y asegura que el beneficio que va a aportar esta medida es "nulo" ya que los que tienen antecedentes lo son por haber sido condenados y estarán fuera de la práctica profesional, por la sentencia penal y por las medidas disciplinarias colegiales.
"Para los que no han sido condenados y por tanto no tienen antecedentes, la medida no tiene efecto, pero tampoco puede evitar que puedan serlo. Se arriesga la reputación de toda la profesión médica exigiendo un certificado inútil que complicará el funcionamiento de los servicios. En consecuencia, se debe evitar esta medida por la perturbación que se produciría en la relación médico paciente y la imagen que proyectará a la sociedad de todos los médicos y otros profesionales sanitarios como potenciales agresores sexuales de los menores", han argumentado.
Dicho esto, la OMC ha asegurado que la "mejor garantía" para evitar estas situaciones es que en las consultas haya un acompañante del paciente o un colaborador del médico cuando el carácter íntimo de las anamnesis o la exploración así lo requieran. Una medida que, a su entender, tiene la "virtud" añadida de proteger al menor del abuso y al médico de falsas acusaciones.
Por ello, la organización ha instado a la Administración a que restablezca la presencia de otro profesional sanitario auxiliar en las consultas y, si no en todas, al menos en las que se pueden plantear problemas de esta índole, por la "especial vulnerabilidad" de los pacientes.
Finalmente, la OMC ha mostrado su compromiso "inquebrantable" con todos los pacientes y, especialmente, con los más vulnerables, y su colaboración con los poderes públicos para el "estricto" cumplimiento de la ley y la "erradicación" de estas "repugnantes conductas".