Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OMS denuncia el desequilibrio entre el Este y el Oeste en la lucha contra el VIH

Varias personas participan en la marcha celebrada como parte de la décimo octava Conferencia Internacional sobre el Sida 2010, en Viena, Austria, ayer martes, 20 de julio. EFEtelecinco.es
Mientras que en Europa Occidental la epidemia del sida se mantiene bajo control desde hace varios años, los países ex comunistas del Este del continente ven cómo el número de infectados se dispara, especialmente por la falta de atención y la criminalización de los drogadictos.
Ese contraste entre Oeste y Este fue denunciado hoy por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en un comunicado emitido en la Conferencia Internacional SIDA 2010 que se celebra en Viena hasta el viernes.
"Mientras las epidemias de VIH en Europa Occidental están, con algunas excepciones, generalmente estabilizadas, en muchos países de Europa Oriental se están desbocando", advirtió Andrew Ball, uno de los responsables del departamento de sida de la OMS.
Según está organización, a finales de 2008 se contabilizaban 1,2 millones de afectados por el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) en Europa, con más de 100.000 nuevas infecciones ese año.
De ellas, sólo 20.000 tuvieron lugar en los países del oeste europeo, frente a las 80.000 de las registradas más al este.
En total, ese índice de nuevas infecciones ha convertido a Europa en la región del mundo donde el VIH/sida se expande a más velocidad.
El uso de jeringuillas compartidas para las drogas inyectables es la principal causa de esa avalancha de infecciones. De hecho, en algunos países, el 50 por ciento de los infectados son usuarios de ese tipo de sustancias.
Un problema que se agrava no sólo porque esos pacientes están también infectados de tuberculosis y hepatitis C, sino por el grado de discriminación que sufren.
Así, la OMS denuncia que en muchos de esos países los drogadictos "están excluidos de los sistemas sociales y sanitarios, incluido el tratamiento por VIH".
La conferencia SIDA 2010 tiene en la denuncia de esa estigmatización uno de sus principales ejes y su documento oficial, la Declaración de Viena, se centra en la necesidad de que los derechos humanos y las evidencias científicas primen sobre el castigo y la criminalización en lo que a drogadicción se refiere.
Por eso, la reunión tiene a Europa del Este y Asia Central como las zonas a las que se está prestando una especial atención.
En su comunicado de hoy, la OMS menciona el caso de Ucrania, el país donde en 2008 se reportaron el mayor número de infecciones, con más de 15.000.
Ante ese aumento, las autoridades respondieron con un programa de distribución de jeringuillas y de terapias con drogas de sustitución.
"Se está demostrando que funciona el tratamiento y la prevención con los usuarios de drogas", ha reconocido el Ministerio de Sanidad ucraniano, destaca la OMS.