Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OMS culpa a los países de la propagación del virus del ébola y crea un nuevo nivel de alerta de salud pública

La 69 Asamblea Mundial de Salud acuerda que agentes no estatales formen parte del Gobierno de la OMS
La 69 Asamblea Mundial de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha acordado crear un nuevo nivel de alerta de salud pública ante una enfermedad infecciosa y ha culpado a los países de la propagación del virus del ébola, al considerar que ha habido una "falta" de aplicación de su reglamento internacional.
Y es que, tras examinar el informe del Comisé de Revisión sobre el papel del Reglamento Sanitario Internacional (RSI, por sus siglas en inglés) en el brote del ébola y en la respuesta que se ofreció a la alerta, los delegados de la OMS han asegurado que la propagación del virus no fue por culpa del reglamento, sino por la falta de aplicación de las directrices sanitarias por parte de lo estados.
De hecho, han calificado a este reglamento de "inestimable" marco jurídico internacional porque, a su entender, proporciona la "columna vertebral" en la respuestas de salud pública. Por ello, la Asamblea ha solicitado que se realice una evaluación externa de las capacidades básicas que tiene un país para hacer frente a una alerta sanitaria.
Asimismo, los delegados han solicitado a la OMS desarrollar un plan global de ejecución de las recomendaciones del Comité de Revisión del RSI y examinar los nuevos enfoques que se propongan.
ESTRATEGIAS PARA EL VIH, HEPATITIS E ITS
Del mismo modo, la Asamblea ha adoptado tres estrategias globales sobre el VIH, la hepatitis y las infecciones de transmisión sexual (ITS) para el periodo 2016-2021, en las que se destaca la necesidad de asegurar los tratamientos a todos los pacientes y van acordes con las metas establecidas en los Objetivos de Desarrollo Sostenible.
En concreto, la estrategia contra el VIH pretender acelerar "aún más" el acceso a la terapia antirretoriviral de todos los pacientes, así como aumentar la prevención y las pruebas con el fin de reducir a menos de 500.000 las muertes e infecciones relacionadas con esta enfermedad a menos de 500.000 y asegurar que no se produzca ninguna infecciones en los recién nacidos.
La estrategia de la hepatitis insta a reducir al 30 por ciento los nuevos casos de los virus B y C y al 10 por ciento la mortalidad en el 2020. Para ello, aboga por expandir los programas de vacunación de la hepatitis A, B y E; implantar medidas para prevenir la transmisión de madre a hijo de la hepatitis B; mejorar las inyecciones y la seguridad de las cirugías; y aumentar el acceso al tratamiento para los tipos B y C.
Respecto a las ITS, la OMS ha subrayado la importancia de ampliar la prevención, detección y vigilancia en adolescentes y poblaciones de riesgo, y ha destacado la necesidad de controlar la propagación y el impacto de la resistencia a los antibióticos.
PARTICIPACIÓN DE AGENTES NO ESTATALES
Por otra parte, la Asamblea Mundial de la OMS ha acordado, después de más de dos años de negociaciones intergubernamentales, la participación de agentes no estatales, denominado FENSA, en la estructura de su gobierno, con el fin de que se les proporcione políticas y procedimientos exhaustivos sobre relaciones con organizaciones no gubernamentales, entidades del sector privado, fundaciones filantrópicas e instituciones académicas.
El objetivo es reforzar el compromiso de la OMS con todas las partes interesadas y proteger la labor de conflictos de intereses, a través de un proceso estandarizado de diligencia debida y evaluación de riesgos. Además, FENSA facilitará un "mayor nivel" de transparencia y rendición de cuentas en las relaciones que la OMS mantenga con organismos no estatales.
En otro orden de cosas, los delegados han acordado desarrollar mecanismos para prevenir, evitar y reducir la escasez de medicamentos y vacunas como, por ejemplo, crear sistemas de notificación y seguimiento de la oferta y la demanda, mejorar la gestión financiera de los sistemas de contratación y la accesibilidad de las negociaciones de precios y del licenciamiento voluntario u obligatorio de los fármacos más caros.
Y es que, tal y como se ha puesto de manifiesto en la Asamblea, el acceso a los medicamentos y vacunas es una de las piedras "angulares" de la cobertura sanitaria universal y es "fundamental" para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible relacionados con a salud.
"El desabastecimiento y la escasez han ido aumentado en los últimos años en la mayor parte del mundi, incluyendo antibióticos, anestésicos, medicamentos de quimioterapia y otros fármacos esenciales. Benzatina penicilina, un antibiótico usado para tratar la sífilis congénita y la cardiopatía reumática, ha sido una penuria crónica desde hace varios años", han recordado los delegados.
Los productos sanitarios más susceptibles a la escasez son los que están fuera de patente, difíciles de formular, tienen una vida útil corta, los realizan un pequeño número de fabricantes, su volumen de mercado es bajo, cuentan con una mala visibilidad de la demanda y su reducción de precio es demasiado agresiva.
OTROS ACUERDOS
Del mismo modo, en la 69 Asamblea Mundial de la Salud se ha instado a la Convención Marco de la OMS sobre la Conferencia del Control del Tabaco a proporcionar información sobre los resultados de este evento en las próximas reuniones de la asamblea; y a que solicite a la misma un informe sobre las actividades relacionadas con el tabaco que están llevando a cabo los organismos de la OMS.
También, se ha aprobado una resolución en la que se insta a los estados a acelerar la aplicación del documento de la Segunda Conferencia Mundial de Alto Nivel sobre Seguridad Vial 2011-2020, aprobado en noviembre de 2015. Asimismo, se pide crear planes nacionales para proteger de los accidentes de tráficos a las personas más vulnerables como, por ejemplo, niños, jóvenes, personas mayores y discapacitados.
En este punto, los delegados han solicitado replantear las políticas de transporte para fomentar entre la sociedad el uso del transporte público, la bicicleta o el ir andando; y han destacado la necesidad de que la OMS ayude a los países a aplicar políticas de rehabilitación de atención al trauma y a facilitar los preparativos de la IV Semana Mundial de la Seguridad Vial, que se celebrará en mayo de 2017.
Además, la Asamblea ha acordado determinar las deficiencias actuales en la investigación y desarrollo (I+D); aumentar los fondos para el Observatorio Mundial de la Salud y fortalecer los observatorios nacionales de I+D; y establecer un comité asesor de expertos para determinar los proyectos de investigación y desarrollo más prioritarios.
Finalmente, los delegados han aprobado un plan para aumentar la conciencia sobre la micetoma, una enfermedad inflamatoria crónica que se caracteriza por destruir la piel, el tejido subcutáneo, los músculos y el hueso, y que afecta especialmente a los trabajadores agrícolas y ganaderos de las zonas más pobres.
La escasez de síntomas en las fases iniciales hace que los pacientes soliciten tratamiento cuando la enfermedad ya está avanzada y la única opción existente es la amputación. Por ello, la OMS ha abogado impulsar estrategias y herramientas para detectar esta patología en zonas pobres y remotas.