Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OMS alerta de la propagación o el resurgir de muchas enfermedades transmitidas por vectores

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha alertado de la propagación o el resurgir de algunas enfermedades transmitidas por vectores como el dengue o la malaria en nuevas regiones del mundo donde no se habían registrado casos o ya se habían erradicado, y recuerda que son patologías "totalmente prevenibles".
Con motivo del Día Mundial de la Salud 2014 que se celebra el próximo lunes 7 de abril, este organismo de Naciones Unidas ha destacado la "grave y creciente amenaza" que suponen estas patologías con una campaña bajo el lema 'Pequeña picadura, gran amenaza'.
Más de la mitad de la población mundial está en riesgo de padecer una de estas patologías, entra las que se encuentran la malaria, el dengue, la leishmaniasis, la esquistosomiasis, la fiebre amarilla o la enfermedad de Lyme, todas ellas provocadas por animales, generalmente mosquitos, moscas y otros insectos que transmiten patógenos procedentes de otra persona u animal.
En términos globales, este tipo de enfermedades provocan cada año más de mil millones de nuevos casos y más de un millón de fallecimientos, afectando principalmente a las poblaciones con menos recursos que no tienen acceso a agua potable o tienen problemas de higiene o malnutrición.
La esquistosomiasis, transmitida por caracoles de agua, es la más extendida de todas las enfermedades transmitidas por vectores y afecta a casi 240 millones de personas en todo el mundo, y los niños que viven y juegan cerca del agua infectada son particularmente vulnerables a esta enfermedad, que causa anemia y deterioro cognitivo.
Sin embargo, recuerda la OMS, en las dos últimas décadas los cambios medioambientales, un aumento de los viajes y el comercio internacional, cambios en las prácticas agrícolas y la rápida urbanización no planificada están causando un aumento de casos y la extensión de muchos vectores por todo el mundo, que hace que surjan nuevos grupos de riesgo como los turistas o quienes viajan por motivos de trabajo.
EL DENGUE ESTÁ YA EN 100 PAÍSES
Esto hace que por ejemplo el dengue, transmitido por mosquitos, se encuentre ahora en 100 países y pueda afectar a más de 2.500 millones de personas (más del 40 % de la población mundial), habiéndose detectado recientemente casos en China, Portugal y Estados Unidos.
Asimismo, recientemente se han registrado los primeros casos de malaria en Grecia después de 40 años, lo que pone de relieve la continua amenaza de que puedan rebrotar estas enfermedades y hace necesario continuar la vigilancia para garantizar que este resurgir pueda controlarse rápidamente.
"Nadie en el siglo XXI debe morir como consecuencia de la picadura de un mosquito u otro insecto", ha reconocido la directora general de la OMS, Margaret Chan, que recuerda que con intervenciones "sencillas" como el uso de mosquiteras con insecticidas se pueden salvar "millones de vidas".
De hecho, el director del Departamento para la Lucha contra las Enfermedades Tropicales Desatendidas de este organismo, Lorenzo Savioli, ha reconocido que el control de vectores sigue siendo la herramienta más importante para prevenir los brotes de estas enfermedades, par lo que es necesario que los gobiernos mantengan la financiación y el compromiso político que garantice el acceso a las herramientas de control, tratamiento y diagnóstico.