Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OMS reconoce que está preparando al mundo para la declaración de pandemia

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció hoy que la declaración de una pandemia de nueva gripe AH1N1 es inminente y que si no lo ha hecho aún es porque está preparando al mundo para que se entienda correctamente ese paso.
"Sabemos que el virus se sigue extendiendo por el mundo, y que la actividad del mismo se está incrementando en distintos países. Estamos cada vez más cerca de una situación pandémica, pero la OMS está trabajando duro para preparar a los países, a la gente", dijo el director general adjunto, Keiji Fukuda, en conferencia de prensa.
"Queremos que se entienda muy bien el mensaje de que si declaramos la fase 6 de pandemia (desde la actual fase 5, eso significa que el virus se extiende y que hay contagios establecidos en países de distintas regiones", señaló Fukuda.
Pero aclaró que "eso no significa que el virus se haya hecho más grave, que la enfermedad sea más severa o que haya aumentado la tasa de mortalidad".
Con esta política, dijo, se trata de "evitar efectos adversos", entre los que citó restricciones de viajes, cierres de fronteras o bloqueos al comercio, entre otros.
"Pero estamos realmente muy cerca de declarar una pandemia. Ahora estamos aún más cerca que hace una semana", insistió el "número dos" de la OMS.
Fukuda confirmó que la organización ha decidido no tener en cuenta el criterio de gravedad de la enfermedad para pasar a la fase 6 y "mantener los anteriores criterios" de expansión del virus.
"Hemos decidido seguir con nuestros criterios, y si declaramos la fase 6 dar consejos diferentes a los países según las distintas situaciones en que se encuentren".
Fukuda afirmó que en los últimos días ha aumentado la preocupación por la rápida expansión de la gripe A en Australia, y el hecho de que se hayan detectado contagios estables en el estado de Victoria.
Según los últimos datos ofrecidos hoy, un total de 26.563 casos han sido comunicados a la OMS por parte de 73 países, con 140 fallecimientos.