Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OMS lanza un nuevo sistema para que las estimaciones en salud sean más precisas, transparentes y fiables

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado un nuevo listado de verificación de los indicadores de salud con el objetivo de homogeneizar las estimaciones y que éstas sean más precisas, transparentes y fiables.
Dicho sistema, conocido como 'Gather' y publicado este miércoles en las revistas 'The Lancet' y 'PLoS Medicine', ha sido desarrollado conjuntamente por el Instituto para la Métrica y Evaluación Sanitaria (IHME, en sus siglas en inglés) de la Universidad de Washington en Seattle (Estados Unidos).
Este organismo de Naciones Unidas reconoce la necesidad de contar con estadísticas fiables en temas sanitarios, sobre todo por una cuestión de salud pública, ya que conocer el número de muertes o de casos de una enfermedad es clave para que las autoridades tomen sus decisiones correctamente.
El problema, ha añadido, es cuando los países no disponen de recursos o infraestructuras suficientes para que esa recopilación de datos sea de calidad, para lo que se realizan estimaciones mediante otros indicadores de países de similares características.
Con el objetivo de que estas estimaciones sean fiables, la OMS ha elaborado un listado de 18 buenas prácticas para estandarizar su desarrollo.
"Cuando la salud y el bienestar de millones de personas están en juego hay que estar seguros de contar con la mejor información posible para tomar las mejores decisiones", ha defendido Ties Boerma, director del Departamento de Información, Pruebas Científicas e Investigaciones de la OMS.
El listado 'Gather' incluye como requisito divulgar los datos que se utilizan para calcular las estimaciones para que estén a disposición del resto, así como el código informático utilizado para que otros puedan reproducirlas. Asimismo, también ayudará a los investigadores a ser más eficientes y aportar una mayor transparencia.
"Si los investigadores no están dispuestos a mostrar en abierto sus fuentes de información y los métodos utilizados para el análisis, la credibilidad de sus resultados puede ser cuestionada", ha destacado Christopher Murray, director del IHME.