Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OMS celebra el fin de la transmisión madre-hijo del VIH y la sífilis en Tailandia y Bielorrusia

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha felicitado a los gobiernos de Tailandia y Bielorrusia por lograr erradicar la transmisión madre-hijo del VIH y la sífilis, y también celebra que otros dos países lo hayan logrado parcialmente, caso de Armenia con el VIH y Moldavia con la sífilis.
"Para garantizar que los niños nacen sanos hay que darles el mejor inicio posible de vida. Es tremendamente gratificante ver a los países tener éxito en la erradicación de estas infecciones", según ha destacado la directora general de este organismo de Naciones Unidas, Margaret Chan.
Ademas, lo considera un paso clave para lograr que el mundo tenga "una generación libre de sida" y conseguir acabar con la enfermedad para el año 2030 como se han propuesto.
En 2014, la OMS y sus estados miembros fijaron unos criterios mundiales para validar la erradicación de la transmisión de ambas infecciones a través de un análisis riguroso de los avances logrados por cada país. Tras estos estándares, Cuba se convirtió el año pasado en el primer país en eliminar con éxito ambos contagios por la vía materna.
En el caso de Tailandia, Bielorrusia, Moldavia y Armenia, la OMS celebra que han trabajado duro para garantizar el acceso a la atención prenatal precoz y realizar un test para detectar ambas enfermedades durante el embarazo para poder tratar a las mujeres cuanto antes en caso de dar positivo.
También han mejorado la información sobre salud reproductiva entre sus ciudadanos haciendo especial hincapié en las regiones o barrios más marginales.
Además, la OMS destacó el logro conseguido por Tailandia al tratarse del primer país de Asia y la región del Pacífico, así como el primer país con una gran epidemia de VIH, en poner fin a esta vía de transmisión.