Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las ONG piden que El Algarrobico sea un ejemplo de economía circular y el principio del fin de otras "aberraciones"

Las ONG ambientales han reclamado al Gobierno y a la Junta de Andalucía que la demolición de el hotel El Algarrobico (Almería) se convierta en un "símbolo" de lo que no puede volver a perpetrarse, sirva de ejemplo de economía circular y, sobre todo, suponga el fin de otras aberraciones que se están produciendo en la actualidad con la colaboración de la Junta de Andalucía y del Ministerio de Medio Ambiente.
Las ONG se han manifestado así en declaraciones a Europa Press respecto a la reunión celebrada este lunes entre la ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, y el consejero de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, José Fiscal, para abordar la financiación conjunta de la demolición del hotel de Azata del Sol en Carboneras (Almería).
El abogado de Ecologistas en Acción José Ignacio Domínguez considera que la creación de una comisión mixta entre el Ministerio y la Junta es "demagógica" y que la reunión de este lunes debería haber servido para explicar "en base a qué ley van a demoler El Algarrobico" y no para "hacer demagogia con la creación de un comité, porque la sentencia del Supremo no menciona la demolición".
Según el abogado de Ecologistas en Acción, la Junta de Andalucía "hace un doble juego" al "decir que quiere demolerlo pero que no puede hacerlo hasta que acaben los pleitos" y por otro "defiende el hotel en los pleitos".
Mientras, la responsable de campañas de Greenpeace, María José Caballero, las noticias de la reunión "son positivas pero no nuevas" porque según ha recordado, el proyecto ya fue acordado por el exministro Miguel Arias Cañete y la Junta de Andalucía. "Está muy bien que digan que van a hacer lo que ya habían acordado, pero creemos que es hora de dar un ejemplo de sostenibilidad", ha comentado.
Caballero ha recordado que Greenpeace "regaló" a esas administraciones un estudio en 2012, 'El Algarrobico, una oportunidad bajo los escombros', en el que se planteaba la posibilidad de recuperar el 98 por ciento del material del hotel y generar casi 400 puestos de trabajo, con 450 horas de formación.
A su juicio, sería "muy interesante" convertir "la mayor barbaridad de la costa española en un ejemplo de economía circular y aprovechar así un evento desgraciado en una oportunidad para crear empleo y recuperar materiales".
Por otro lado, cree que es una "lástima" que los españoles tengan que pagar de su bolsillo el error cometido por parte de las Administraciones. A su juicio, el Ministerio ha actuado "bien, siempre" puesto que ha defendido la Ley de Costas desde la primera acción de Greenpeace en 2005, cuando el mismo día, el Ministerio publicó el deslinde.
ERROR QUE PAGAN LOS ESPAÑOLES
Sin embargo, no puede decir "lo mismo" de la Junta de Andalucía, a la que ha definido como "la consentidora de la barbarie" pues cambió los planos del Parque Natural, de modo que "claramente" ha tenido un papel en este caso. "Ahora, sin embargo, ya han sido claros para acabar con la ilegalidad, pero su papel no ha sido bueno pues hacía unas declaraciones y en los tribunales decía otra cosa", ha recordado.
Para la representante de Greenpeace, pese a la "tristeza" es que ahora el dinero va a salir del bolsillo de los ciudadanos, el pago por la demolición debe realizarse, el hotel desaparecer y la playa deberá ser recuperada" en la mejor medida posible, tanto su carácter natural como el espacio ocupado.
Del mismo modo, la directora ejecutiva de SEO/BirdLife, Asunción Ruiz, ve con buenos ojos que las dos administraciones se sienten a conveniar el fin de esa aberración urbanística pero lamenta que esto ha tardado "demasiado tiempo en llegar".
MÁS ALGARROBICOS
"Pedimos que se haga cuanto antes, que no se retrase ni un minuto más la demolición y que este caso emblemático, que ha tardado tanto en resolverse, sirva para que otros casos mediáticos y expolios del patrimonio natural, también terminen así", ha deseado.
En este contexto, ha recordado que además del "emblemático" hotel de Carboneras hay otras "aberraciones" en dominio público marítimo terrestre que deben retirarse, como hoteles en Lanzarote o el caso de la urbanización de la isla de Valdecañas, enclaves que deberían "devolver a su situación natural".
"Ya que ha tardado tanto en llegar la demolición, que esta del Algarrobico sea el principio del fin de las demás", ha sentenciado.
Mientras, el secretario general de WWF, Juan Carlos del Olmo, califica de "positivo" que haya ahora voluntad de tirar la instalación hotelera "cuanto antes" pero insiste en que "no hay que retrasarlo" y ve buena voluntad "real" de la Junta de Andalucía y del Ministerio por actuar.
"Parece que no hay obstáculo por parte del Ministerio en tirarlo y parece que tiene la complicidad autonómica, pero parece que por tiempo, la demolición no comenzará con el actual Gobierno en funciones puesto que no parece tan inmediato", ha comentado.
En todo caso, cree que el hotel está dando "sus últimos coletazos" aunque le parece "fatal" que esta barbarie haya que pagarla entre todos, puesto que incluso la empresa obtuvo subvenciones para construir el hotel.
"Los gastos los pagaremos todos pero debería repercutirse a quien tomó la decisión para evitar que se vayan de rositas las empresas y los responsables políticos que tuvieron responsabilidad. Sin embargo, los españoles son los responsables subsidiarios y pagaremos con nuestros", ha criticado.
En todo caso, opina que "lo importante" es quitar de la playa "ese símbolo de especulación, cuyos cimientos están hechos de pura corrupción, cuanto antes".
Asimismo, advierte de que este "emblema de la destrucción de la costa" no es el único y que a lo largo de la costa hay "muchos más algarrobicos". Del Olmo considera que este caso ha servido para que los tribunales cambien su visión y aumenten su sensibilización sobre los delitos ambientales.
Por ello, ha elogiado las denuncias de Ecologistas en Acción y Greenpeace que sentarán jurisprudencia y evitarán que los tribunales empiecen a poner obstáculos cuando estos casos llegan a sus manos.
Finalmente, ha mostrado su preocupación por que al tiempo que se demolerá El Algarrobico, la Junta de Andalucía y el Ministerio, están avanzando en la construcción de un polígono industrial en la zona de las marismas de las Aletas, en Puerto Real (Cádiz) en dominio público marítimo terrestre.
"Están trabajando juntos para degradar una zona de marismas en dominio público. Ojo, porque se están perpetrando nuevos errores de destrucción de la costa. Hay más barbaridades", ha denunciado.