Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las ONG ambientales celebran el "varapalo" del Comité de Peticiones de la UE a España por su política hídrica

Valoran que las recomendaciones europeas coinciden con sus peticiones
Las organizaciones ambientales han celebrado el "varapalo" del Comité de Peticiones de la Eurocámara, que reclamará en julio a España que cambie "completamente" su modelo de gestión de los recursos hídricos para dar prioridad a los requisitos ambientales sobre los socioeconómicos.
Para el portavoz de clima y energía de Amigos de la Tierra, Alejando González, es "criticable" que después de las recomendaciones técnicas y científicas realizadas por las ONG a la política del agua en España tenga que "volver a ser" Europa la que de "un toque de atención" a España por sus recursos hídricos.
Así, ha defendido la posición de la Unión Europea sobre esta cuestión y confía en que serán las instituciones comunitarias las que finalmente obligarán a España a implantar una política de agua "mucho más ambiciosa"
Hasta ahora, ha lamentado que los criterios socioeconómicos han pesado sobre los ambientales, por ejemplo, en el Tajo, donde se estaban autorizando los trasvases no en función del caudal ecológico del río, sino del agua disponible en embalses de la cabecera. "Si nos cargamos el agua como recurso ambiental estropearemos también el agua con recurso económico necesario para todos, incluido el regadío", ha concluido.
En la misma línea, el responsable de agua de Ecologistas en Acción, Santiago Martín Baraja, ha valorado de "muy positiva" la propuesta del Comité de peticiones porque el caudal del Tajo es "absolutamente insuficiente" y sufre presiones por el trasvase y los regadíos. A su juicio, tanto este caudal, como el del Ebro deberían ser mucho mayores de los actuales porque son insuficientes para las necesidades propias del río.
Por ello, ha subrayado la necesidad de revisar los planes hidrológicos, empezando por los caudales hidrológicos del Ebro y después del Tajo, que fijan caudales ecológicos en el 8 por ciento y en el 7 por ciento de las masas de agua, respectivamente, frente al 100 por 100 de otros planes hidrológicos. "Estos dos son los peores planes", ha sentenciado.
Al mismo tiempo, ha recordado que las ONG votaron en contra de los planes hidrológicos por los mismos motivos que esgrime ahora la propuesta del Comité de Peticiones, es decir, porque predomina el interés económico sobre el medioambiental y el social, ya que se plantea un incremento del agua del 10 por ciento en los próximos 6 años. "Eso es una aberración", ha apostillado.
El portavoz de la campaña de Energía de Greenpeace, Julio Barea, considera "muy acertadas" las consideraciones del Comité de Peticiones que coincide con la propuesta de diecisiete ONG españolas que han reclamado, entre otros puntos, las mismas cuestiones.
"Se está haciendo muy poco o muy mal. Este es un golpe de atención, un tirón de orejas serio e importante de que no se están haciendo las cosas como nos están diciendo", ha manifestado.
A su juicio, deben establecerse caudales ecológicos "en condiciones" para todas las cuencas hidrológicas porque los actuales priman dar una oferta ilimitada de un recurso limitado.
"Trasvases, tuberías, todo es muy insostenible y lo único que hace es agravar el problema, como por ejemplo el trasvase Tajo-Segura", ha concluido.
En la misma línea, el responsable de políticas ambientales de SEO/BirdLife, David Howell, ha incidido en que las ONG llevan "muchos años reivindicando" un cambio en la política de agua, en los objetivos, planteamientos y en las propias instituciones, que deben ser revisadas para estar a la altura de la política ambiental y las directivas de Agua, de Aves y de Hábitat.
Entre los casos más significativos, ha lamentado la calidad del agua y el estado de conservación de los humedales españoles, como Doñana, que "está bajo la lupa de la Comisión Europea por la falta de protección del acuífero"; el Delta del Ebro, con "agua decreciente" y un problema de sedimentos o bien otros como el Mar Menor, las Tablas de Daimiel o la Albufera de Valencia. "Todos tienen problemas de conservación por una política de agua que no se toma en serio las obligaciones europeas", ha resumido.
En cuanto al caudal del Tajo, ha apostado porque vuelva a poder "comportarse como algo parecido al ecosistema natural de un río", lo que, en su opinión, supone revisar el Memorandum del Tajo que regula el trasvase al Segura.