Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ONG españolas piden la liberación de los detenidos durante la Cumbre del Clima

Las organizaciones Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, SEO/BirdLife y WWF presentes en Copenhague exigieron hoy la liberación "de forma inmediata" de todas las personas que fueron detenidas en las protestas que tuvieron lugar durante la Cumbre del Clima, que terminó hoy.
Las ONG españolas denunciaron "la inaceptable y brutal" actuación de la policía danesa y recordaron que todavía permanecen detenidas decenas de personas, "la gran mayoría de ellas por manifestarse pacíficamente reclamando un acuerdo vinculante, ambicioso y justo que afronte realmente el problema del cambio climático".
"Mientras los máximos representantes políticos mundiales han fracasado rotundamente en su responsabilidad histórica de lograr un acuerdo que todo el mundo esperaba para evitar el desastre climático, los observadores de las ONG que reclaman ese mismo acuerdo han sido reprimidos duramente cuando únicamente cumplían responsablemente con su cometido y compromiso social", señalaron.
Entre los detenidos se encuentra el director de Greenpeace España, Juan López de Uralde, arrestado tras irrumpir el pasado jueves en la cena de gala para líderes mundiales en la cumbre climática, presidida por la reina Margarita de Dinamarca.
López de Uralde y otros dos activistas, una noruega y un suizo, burlaron la seguridad del Palacio de Christiansborg y llegaron hasta la entrada del Salón de los Caballeros, escenario de la cena, donde desplegaron una pancarta con el lema "Los políticos hablan, los líderes actúan", antes de ser detenidos.
Ayer, un juzgado de Copenhague dictó prisión preventiva hasta el 7 de enero para el responsable de Greenpeace.
Las organizaciones ecologistas consideran que esta acción fue una denuncia no violenta, al igual que el resto de protestas que se sucedieron durante la Conferencia.