Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las ONG vaticinan que a este ritmo, se tardarán 221 años en erradicar la pobreza en España

La Red Europea contra la Pobreza en España (EAPN) afirma que con los datos que ha revelado la Encuesta de Condiciones de Vida del Instituto Nacional de Estadística (INE) este martes, se tardarían 221 años en reducir la pobreza en España, ya que la tasa está en el 22,1 por ciento de la población residente en el país, un 0,1% menos que un año antes.
En su opinión, es "demoledor el estancamiento de las situaciones de pobreza y exclusión social después de los fuertes procesos de crecimiento que han tenido los mismos en los últimos años". Afirman que se está "repitiendo el parámetro": cuando hay crisis aumenta exponencialmente la pobreza y cuando hay crecimiento económico, la tasa se estanca.
Eso, teniendo en cuenta además que la pobreza en la estadística es un indicador relativo en función de un umbral que se traza atendiendo a la media de ingresos de todos los hogares de España. La Encuesta de 2015 dice que se redujeron un 0,6 por ciento.
"Todavía vemos que se sigue empobreciendo la población porque los ingresos medios están bajando, así que aunque la tasa de pobreza relativa baje, hay empobrecimiento en todo caso", añade en declaraciones a Europa Press Thomas Ubrich, de Investigación y Análisis Social de Save The Children.
En lo que se refiere a la infancia, cuya tasa de riesgo de pobreza y exclusión se sitúa en el 28,8 por ciento, 1,3 puntos menos que en el año anterior, Ubrich recuerda en primer lugar que el INE sólo mide a los menores de 16 años, cuando en la ONG toman en consideración a la población de 16 y 17, menores de edad en un riesgo mayor de haber padecido abandono o fracaso escolar y desempleo, por ser población activa. "Es muy posible que la bajada de la tasa sea aún menor", afirma.
Incide además en que "la desigualdad prácticamente no se ha movido". La mide el cociente de Gini, que en 2014 estaba en 34,7 y en 2015, en 34,6. "Vemos que aunque la pobreza baje, no tiene un efecto en que la desigualdad vaya disminuyéndose", señala.
Para Save The Children, en todo caso, no hay una medida política que explique el descenso que refleja la estadística. "No vemos que haya sido fruto de las políticas dirigidas a la infancia porque no han aparecido iniciativas nuevas, ningún cambio sustancial dirigido a la infancia. Siguen faltando políticas específicas de protección", ha afirmado.