Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama afirma que está "decidido a poner fin a la amenaza de la piratería"

Imagen de este lunes del presidente Barack Obama, durante el discurso que ofreció en el Departamento de Transporte de Washington DC, Estados Unidos. EFEtelecinco.es
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se declaró hoy "decidido a poner fin a la amenaza de la piratería" tras el rescate del capitán Richard Phillips, secuestrado en el océano Indico desde el pasado miércoles.
En unas breves declaraciones hoy tras un reunión en el Departamento de Transporte, Obama expresó su "orgullo" por la operación militar desarrollada para poner en libertad el domingo a Phillips, en la que murieron tres de los piratas que lo mantenían retenido.
Subrayó que la seguridad del capitán fue siempre la principal preocupación de su Gobierno durante todo el episodio.
El presidente estadounidense también felicitó al capitán de la Marina mercante, del que destacó su "desinteresada preocupación por su tripulación".
La ofensiva militar, protagonizada por fuerzas especiales de la Marina, contó con la aprobación de Obama, que dio a los responsables militares autoridad para actuar si consideraban que la vida de Phillips corría peligro.
Un pequeño grupo de francotiradores abrió fuego contra los captores tras determinar que Phillips afrontaba un "peligro inminente".
Las fuerzas estadounidenses viajaban a bordo del buque de guerra USS Bainbridge, que se encontraba a sólo unos 25 ó 30 metros del bote salvavidas en el que los piratas mantenían a Phillips.
Momentos antes del ataque, los captores apuntaban al capitán de la marina mercante con rifles AK-47, según el relato que dio ayer el vicealmirante estadounidense Bill Gortney, desde Bahrain.
Phillips fue secuestrado el miércoles pasado cuando los piratas abordaron el buque que se dirigía a Mombasa con un cargamento de contenedores de comida del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de Naciones Unidas.
El capitán se ofreció entonces como rehén para garantizar la vida de los tripulantes de su barco.
El pasado viernes, el Ejército francés llevó a cabo un trágico rescate de un velero galo apresado en aguas de Somalia, en una operación que se saldó con la muerte de uno de los rehenes y dos de los secuestradores.
Hoy, los piratas somalís amenazaron con matar a cualquier ciudadano de EE.UU. y Francia que se encuentren en los barcos que transitan por la zona marítima en que actúan, tras las operaciones militares de rescate llevadas a cabo por las armadas de esos dos países en los últimos días.