Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama sopesa autorizar la detención indefinida por decreto a algunos presos de Guantánamo

La orden ejecutiva apelaría al poder de Obama como presidente para mantener en detención a personas capturadas en un campo de batalla durante un conflicto armado, en este caso, la guerra contra el terrorismo. EFE/Archivotelecinco.es
El presidente de EE.UU., Barack Obama, sopesa emitir un decreto que autorice la detención indefinida de algunos presos de Guantánamo, en lugar de juzgarlos o ponerlos en libertad, según se filtró hoy a la prensa nacional.
Obama ya ha mencionado públicamente la posibilidad de mantener a algunos presos en detención "prolongada" sin juicio porque suponen un peligro potencial para el país, aunque bajo "supervisión judicial y legislativa".
Aparentemente la Casa Blanca teme una batalla difícil en el Congreso para que éste apruebe un nuevo marco legal que permita ese tipo de encarcelamientos y estudia, en cambio, simplemente emitir un decreto y no tener que pasar por la Legislatura.
Varias fuentes gubernamentales anónimas revelaron hoy esa posibilidad a medios nacionales, lo que parece indicar que el gobierno quiere conocer ahora la reacción pública si se decanta por esa opción.
La orden ejecutiva apelaría al poder de Obama como presidente para mantener en detención a personas capturadas en un campo de batalla durante un conflicto armado, en este caso, la guerra contra el terrorismo.
Ese es precisamente el argumento que usó su predecesor, George W. Bush, para crear Guantánamo.
Las organizaciones de derechos humanos rechazan esa opción, que creen que perpetúa la política de detención de Bush.
El decreto afectaría a personas que están actualmente en Guantánamo, pero no a futuros detenidos, según la prensa estadounidense.
El gobierno de Obama ha comenzado a repatriar a terceros países a reclusos de la base militar que no son considerados peligrosos, mientras que pretende juzgar a otro grupo de supuestos terroristas contra los que cree tener pruebas suficientes de que son culpables de delitos.
Pero existe un tercer grupo de hombres que no pueden ser juzgados por sus crímenes, -por falta de evidencia o por que las pruebas fueron obtenidas bajo tortura-, pero que según Obama es necesario mantener bajo rejas "para evitar que cometan actos de guerra".
El Pentágono los sacaría de Guantánamo, con lo que el presidente cumpliría su promesa de cerrar el penal para enero de 2010, pero los recluiría de forma indefinida en otro lugar, en territorio estadounidense o en el extranjero, según la prensa nacional.