Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama ve más cerca que nunca la reforma sanitaria de EE.UU.

El presidente de EE.UU., Barack Obama, consideró hoy un "histórico paso" la aprobación de uno de los tres proyectos de ley de la reforma sanitaria discutidos en la Cámara y el Senado, que se reunirán después del verano para unificar un texto final.
"Este paso histórico tomado por la Cámara Comisión de Energía y Comercio nos acerca más a la reforma sanitaria de lo que hemos estado nunca", dijo Obama en un comunicado difundido por la Casa Blanca.
El presidente estadounidense aseguró que la reforma "reforzará la cobertura de los consumidores y las opciones, al tiempo que reducirá costes y mejorará la atención".
El Comité de Energía y Comercio de la Cámara de los Representantes aprobó la iniciativa por 31 votos a favor y 18 en contra el viernes a última hora.
La votación se llevó a cabo después de intensas negociaciones entre líderes demócratas y sectores republicanos poco antes de que el Congreso iniciara el receso de agosto y la iniciativa volverá a ser discutida en septiembre.
Otros dos comités del Senado debatido sendas iniciativas, cuyos textos tendrán que ser unificados para conseguir un proyecto definitivo que cuente con la aprobación tanto de demócratas, como de los republicanos.
Obama ha propuesto una reforma que proporcione una cobertura médica asequible y de calidad que incluya a los más de 45 millones de estadounidenses que no tienen asistencia sanitaria.
Uno de los escollos que tendrá que pasar será cómo financiarla ya que se calcula que tendrá un coste de un billón de dólares, lo que según sus detractores podría disparar el déficit fiscal.
Así lo manifestó hoy en el discurso semanal de los republicanos el senador John Thune que aseguró que las actuales propuestas de los demócratas "no mejorarían la atención de la salud, y forzarían a millones de estadounidenses que actualmente disfrutan de su cobertura basada en su empleador a entrar a un nuevo plan de cuidado médico administrado por los burócratas del gobierno".
Thune señaló que los demócratas - que tienen mayoría en el Congreso - "han estado gastando dinero y aumentando la deuda a un nivel sin precedentes" y su plan "sólo podría empeorar las cosas" con un aumento del déficit en plena recesión económica.