Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama no enjuiciará a los funcionarios de la CIA por torturar en interrogatorios

El informe autorizó también usar insectos en cajas en las que se introducía a los interrogados, así como la privación del sueño. EFE/Archivotelecinco.es
El presidente de EE.UU., Barack Obama, dijo hoy que no perseguirá a funcionarios de la CIA por tortura en interrogatorios, coincidiendo con la publicación de informes hasta ahora secretos del anterior Gobierno que autorizaron las prácticas.
"Aquellos que cumplieron con sus obligaciones fiándose de buena fe del asesoramiento legal del Departamento de Justicia no serán enjuiciados", indicó Obama en un comunicado difundido poco después de su llegada a México.
"Ya he puesto punto final a las técnicas descritas en los informes", subrayó el inquilino de la Casa Blanca.
Uno de esos documentos, de agosto del 2002, dio luz verde para que se sometiese al miembro de Al Qaeda Abu Zubaydah a un interrogatorio con asfixia simulada.
"Consideramos que el uso de la asfixia simulada representa una amenaza de muerte inminente", señala el memorándum, que añade que "crea en el sujeto la incontrolable sensación física de que el sujeto se está asfixiando".
Aun así, el texto, redactado por el abogado del Gobierno Jay Bybee, concluye que "ante la ausencia de un prolongado daño mental (...), el uso de estos procedimientos no constituiría tortura".
El informe autorizó también usar insectos en cajas en las que se introducía a los interrogados, así como la privación del sueño.
Otro documento refleja la opinión legal emitida por un alto funcionario del Departamento de Justicia en el año 2005, en la que autorizaba una combinación de métodos de interrogatorio para alcanzar resultados más efectivos.
"Los que conducen los interrogatorios pueden combinar la asfixia simulada, con el mantener (a los sospechosos) de pie contra la pared, abofetearlos o golpearlos en el estómago", escribió el funcionario Stephen Bradbury.
Obama condenó hoy esas prácticas que mermaron, dijo, la autoridad moral de EE.UU. y la seguridad en el país, pero subrayó que no enjuiciará a los que las llevaron a cabo porque los funcionarios de la CIA que recurrieron a esas prácticas se guiaron por la teoría legal imperante en el momento.
Destacó que EE.UU. ha atravesado por un capítulo "negro y doloroso" de su historia, pero insistió en que en momentos de grandes desafíos y falta de unidad, no se gana nada al invertir "tiempo y energía en asignar culpas por lo que pasó".
"De ahí que debamos resistir las fuerzas que nos dividen y, en lugar de eso, unirnos en nombre de nuestro futuro común", aseguró.
Tanto Obama como el fiscal general estadounidense, Eric Holderm han dicho en varias ocasiones que consideran "tortura" algunas de las prácticas a las que recurrió la Agencia Central de Inteligencia (CIA) en los últimos años como la asfixia simulada.
Los informes divulgados hoy se hicieron públicos a petición de un tribunal de California.
El citado tribunal había dado al Gobierno de plazo hasta hoy para publicar los documentos, en respuesta a una querella planteada por la organización de defensa de los derechos civiles American Civil Liberties Union o bien explicar por qué no podía sacarlos a la luz.
Los informes facilitaron el marco legal para llevar adelante unas tácticas de interrogación ampliamente consideradas ahora tortura, como la asfixia simulada.
El inquilino de la Casa Blanca dijo que había autorizado la publicación de los documentos para evitar "una descripción imprecisa de lo que ocurrió", lo que "alentaría presunciones erróneas e inflamatorias de las medidas adoptadas por EE.UU".
Algunos grupos de defensa de los derechos humanos como Human Rights Watch criticaron hoy la decisión de Obama y dijeron que no está en lo cierto al creer que no se ganaría nada al examinar los actos ilegales cometidos en el pasado.
"El perseguir violaciones de la ley no implica asignar culpas por lo que pasó, sino que asegura que esos crímenes no volverán a repetirse", declaró a los medios Stacy Sullivan, de Human Rights Watch.