Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obispado de Jerez y el Prendimiento tutelarán los cinco años de condena que restan a un preso liberado

La Pastoral Penitenciaria del Obispado de Asidonia-Jerez y la Hermandad del Prendimiento de la localidad han firmado con Instituciones Penitenciarias la liberación de un recluso del penal de Puerto III que procesionará el Miércoles Santo con dicha cofradía. La Pastoral Penitenciaria y la citada hermandad tutelarán al reo durante los cinco años de pena que le restan.
Según ha indicado el Obispado en una nota, el obispo diocesano, José Mazuelos, ha firmado dicho acuerdo con el director de Puerto III, Miguel Ángel Rodríguez, en un acto celebrado en la tarde de este lunes en el que se ha hecho entrega de la túnica con la que saldrá el recurso el Miércoles Santo.
Ha explicado que este preso, que adquiere la libertad condicional interrumpiendo una larga condena y que ha puesto de manifiesto buena conducta, es el beneficiario del gesto que lleva a cabo la Hermandad del Prendimiento y Nuestra Señora del Desamparo de Jerez promoviendo su liberación como gesto en el Año Jubilar de la Misericordia.
El director de Puerto III ha confirmado que llega a este acuerdo después de que la junta de tratamiento de las mencionadas instalaciones penitenciarias valorara y elevara esta petición al Juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 10 de El Puerto de Santa María. También ha anunciado el deseo de dar continuidad anual a estas liberaciones de la mano de esta iniciativa del Obispado y la Hermandad.
El Obispado ha señalado que Puerto III alberga a internos penados en una cantidad de unas 1.500 personas, tanto hombres como mujeres que reciben el acompañamiento de la Iglesia de la mano de la Pastoral Penitenciaria. A los responsables de esta labor eclesial y a la propia Hermandad del Prendimiento se confía el tutelaje del recluso durante los cinco años que le restaban de pena, como ha indicado el director del centro.