Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obispos de la Coordinadora de Tierra Santa: "La población de Gaza vive en una prisión"

Los obispos de la Coordinadora de Tierra Santa, entre ellos, el español Joan Enric Vives, han advertido de que los cristianos y los jóvenes de Tierra Santa viven en "una prisión" y se han dirigido a ellos para decirles que no les olvidan.
Así lo expresan en un comunicado publicado tras la reunión de la Coordinadora de Tierra Santa, que mantiene un encuentro cada mes de enero centrado en la oración, la peregrinación y la persuasión, con el objetivo de mostrar la solidaridad con la comunidad cristiana que experimenta "una intensa presión política y socio-económica".
"A la comunidad cristiana y a los jóvenes de Gaza, no os olvidamos. La guerra de 2014 trajo la destrucción de miles de hogares, así como de infraestructuras materiales y sociales de Gaza, y la muerte de israelíes y palestinos. Un año y medio después, al mismo tiempo que encontramos signos de esperanza y la resistencia de la población es destacable, muchos permanecen sin hogar y traumatizados por la guerra. El bloqueo continúa trayendo desesperación a sus vidas y ellos viven efectivamente en una prisión", subrayan los prelados.
Precisamente, recuerdan que durante su visita a la Parroquia de la Sagrada Familia definieron Gaza como una cárcel: "En este Año de la Misericordia una de las obras de misericordia es visitar a los encarcelados y os agradecemos vuestra visita a la prisión más grande del mundo".
Concretamente, los obispos se refieren a la comunidad cristiana de Beit Jala, "donde la confiscación israelí de la tierra y la expansión del muro de separación en el Valle de Cremisan, violando las leyes internacionales, socavan su presencia en la Tierra Santa". "No os olvidamos", aseguran, al tiempo que prometen dar a conocer su situación durante este año, a nivel nacional e internacional.
Ante esta situación, piden a los líderes políticos de todo el mundo que pongan "un mayor esfuerzo" para alcanzar "una solución diplomática que ponga fin a cerca de 50 años de ocupación y resuelva el actual conflicto para que los dos pueblos y las tres religiones puedan vivir juntas en justicia y paz". "El derecho de Israel a vivir con seguridad es claro, pero la continua ocupación desanima a ocupantes y ocupados", añaden.
En todo caso, también afirman que han visto signos de esperanza en "tantos cristianos y musulmanes" que se apoyan y que son, según los prelados, "un ejemplo para todos en un tiempo en el que muchos buscan dividir a las comunidades". "A aquellos israelitas y palestinos que buscan la paz, no os olvidamos", señalan.
Por otro lado, tampoco olvidan a los refugiados cristianos con los que se han encontrado en Jordania y "su trauma y dificultades" al intentar reconstruir sus vidas y piden más esfuerzos a la comunidad internacional para aliviar su situación y trabajar por la paz en la región.
También ensalzan la labor de los sacerdotes, comunidades religiosas y laicos de la Iglesia en Jordania y desean que el Acuerdo Global entre la Santa Sede y el Estado de Palestina les ofrezca "un modelo de diálogo y cooperación entre los estados que respete y preserve la libertad religiosa y de conciencia de todas las personas".