Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Oceana pide a la UE reforzar la seguridad en la prospección en el mar

La organización internacional de conservación de los océanos, Oceana, ha solicitado a la Unión Europea que supervise y refuerce la seguridad en las actividades de extracción de petróleo y gas que se realizan en el mar tras la presentación este jueves de la propuesta de la Comisión para regular en Europa estas actividades en mar abierto.
Así, Oceana ha aplaudido la intención de solucionar las carencias de la actual legislación, aunque ha considerado que se queda "lejos de las expectativas de los colectivos sociales".
"La propuesta de la Comisión Europea se queda a medias, no proporciona los medios adecuados para establecer una sólida cultura europea de seguridad en las operaciones offshore", ha afirmado el director ejecutivo de Oceana Europa, Xavier Pastor.
En esa línea, ha lamentado que "la responsabilidad de regular las plataformas en el mar siga siendo de los estados miembros", a pesar de que los últimos incidentes declarados en el Mar del Norte con "retención de información, fallos de mantenimiento e incumplimientos en materia de seguridad demuestran la necesidad de una supervisión supranacional".
La organización ha considerado también que la propuesta de la Comisión hace caso omiso del Parlamento Europeo, que recientemente pedía que la European Safety Maritime Agency (EMSA) se involucrara más en las verificaciones, cuya experiencia reduciría riesgos para los ciudadanos europeos en casos de catástrofes el desastre de la Deepwater Horizon de BP en el Golfo de México (2010).
El coordinador de la oficina de Oceana en Bruselas, Nicolas Fournier, ha afirmado que la organización considera "hay que reforzar la prevención con controles europeos más estrictos, especialmente ahora que los sondeos petrolíferos avanzan hacia nuevas fronteras, como la región ártica"
Oceana ha lamentado también que la Comisión restrinja el reglamento a operaciones en aguas comunitarias, y no pretenda poner en práctica los mismos estándares medioambientales y de seguridad para las empresas europeas que operan fuera.