Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

“Ocho apellidos vascos” a la catalana

Las chispas "saltaron " entre un andaluz y una vasca, muy vasca. Eso mismo pensó Antonio (andaluz), al enamorarse de su mujer catalana. Lo suyo tampoco empezó con buen pie, pero por amor uno pierde hasta el acento. Porque los flechazos no entienden de idioma, ni de estereotipos y si hay que inventar, pues se inventan hasta los apellidos, lo que sea para conseguir el aprobado de la familia.