Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Okupas' de lujo

Una irregularidad en la construcción de una urbanización de lujo ha provocado una situación inusual. Las casas no llegaron a salir a la venta a falta de las licencias necesarias. Fueron pasando los meses y los pisos seguían vacíos. Poco a poco un centenar de inmigrantes o personas paradas encontraron aquí una oportunidad para no quedarse en la calle.
Saben que son ocupas, pero la mayoría, nos dicen, "no les queda otra". El paro y la pobreza les habían dejado sin techo. Ahora llevan meses acondicionando una urbanización de lujo para poder vivir.
Unas casas que llevaban años vacías por una irregularidad en la construcción. Han puesto candados en las puertas, han pintado las escaleras y han limpiado y preparado los pisos.
Intentan que se parezca a una casa de vecinos cualquiera. Pero sobre el papel, para la administración, ellos no existen. No tienen abastecimiento de agua, electricidad o recogida de basura.
Por eso todos juntan el hombro para vivir son los servicios mínimos. Han comprado más de diez generadores para tener suministro eléctrico. Los cables cuelgan por las escaleras o por las fachadas hasta las casas. Una fuente cercana les permite tener agua. Y el butano les sirve para cocinar.
Una piscina vacía y llena de pintadas y una pista de padel sucia nos recuerdan para qué presupuestos se construyeron estas casas, pero la realidad es muy distinta.
Sus vecinos viven en otras urbanizaciones de lujo, pero les apoyan. Dicen que antes de que vinieran ellos, las casas se habían convertido en refugio de toxicómanos, gamberros o ladrones de tuberías, y muebles.
"Ahora ellos lo han limpiado todo, y no dan ningún problema en el vecindario". Son conscientes de que viven aquí de forma ilegal. Viven pendientes de una orden judicial, pero confían en que el atasco administrativo de esta urbanización les garantice un techo durante un tiempo.