Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Olas de 9 metros, acumulaciones de granizo y un puerto cerrado en Cantabria

La jornada de este sábado en Cantabria ha estado marcada por el temporal de oleaje y nieve pero también por la lluvia, el granizo y el viento, un tiempo invernal que ha provocado algunas incidencias pero de poca relevancia.
Entre ellas, ha destacado la actuación de los Bomberos del 112 que han tenido que retirar unos 500 kilos de granizo de un garaje en la localidad de Isla, en el municipio de Arnuero, y dos accidentes casi simultáneos en la A-8, a la altura de Ontón.
El oleaje, que mantiene en alerta al litoral cántabro, ha registrado su valor máximo frente a la costa de Santander, donde a las 10.00 horas se alcanzaron los 9,09 metros de altura, según mediciones de la boya que la Red de Vigilancia Integral de las Aguas (VIGIA) del Gobierno de Cantabria tiene ubicada en la Virgen del Mar.
Los valores máximos registrados por esta boya durante la jornada han superado los siete metros, una altura que no se ha alcanzado en la costa de Santoña, donde la red cuenta con otra boya, cuyo valor máximo detectado se ha quedado en los 5,71 metros a las 9.00 horas.
Mientras, la boya Augusto González de Linares (AGL) que el Instituto Español de Oceanografía (IEO) tiene instalada a 22 millas al Norte de Cabo Mayor en Santander ha registrado la altura máxima de ola, 6,68 metros, a las 9.00 horas, mientras que el resto del día han oscilado entre los cinco y los seis metros.
A lo largo de la noche, el viento se ha hecho notar en la Comunidad Autónoma en donde, a pesar de no estar activada la alerta por vientos, con rachas de 85 km/h en Santander, 74 en el aeropuerto Seve Ballesteros y en Castro Urdiales, 71 en Sierrapando (Torrelavega) y 66 en Tresviso.
Asimismo, las lluvias generalizadas y persistentes en la Comunidad Autónoma han acumulado ya 35,4 litros por metros cuadrado en Soba, 28,6 en Bárcena de Cicero, 25 en Santander, 24,5 en Castro Urdiales y 24,2 en Ramales de la Victoria.
A pesar de la acumulación de precipitaciones durante todo el día, los ríos cántabros se encuentran en una situación de normalidad, según los datos de la Confederación Hidrográfica de Cantábrico (CHC).
LUNADA CERRADO Y CINCO TRAMOS CON CADENAS
Cantabria también mantiene activada la alerta por nevadas en las zonas de Liébana, el centro regional, el valle de Villaverde y Cantabria del Ebro, donde se la cota está entre los 600 y 700 metros y se espera que se acumulen espesores de entre cuatro y 15 centímetros.
Precisamente la nieve mantiene cerrado al tráfico rodado el puerto de Lunada, en la CA-643, desde el kilómetro 5 al 14,3, y obliga a usar cadenas en cinco tramos de la red autonómica, según ha informado del Carreteras de Cantabria.
La nieve y/o el hielo también obligan a utilizar cadenas a estas horas en la CA-665, entre La Gándara y el puerto de La Sía, entre los puntos kilométricos 1 y 8,5; en la CA-185, entre Potes y Fuente Dé, desde el 19 al 23,4; y en la CA-633, en el Puerto de la Matanela, desde el kilómetro 0 al 13.
Las cadenas son también imprescindibles para circular por la CA-280, en el puerto de Palombera, entre el 22 y el 32, y en la CA-183, de Reinosa a Brañavieja, entre los kilómetros 20 y 24.
También hay que circular con precaución en la CA-281, entre Puentenansa y Piedrasluengas, del 22 al 35,5; y en la CA-184, entre Potes y Piedrasluengas, del 14 al 25,5.