Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El cónsul en Orán aconseja a los españoles en Tinduf mantenerse agrupados

El cónsul de España en Orán (Argelia), José Manuel Rodríguez, ha recomendado este lunes a los cooperantes españoles que trabajan en los campamentos saharauis de Tinduf (Argelia) que permanezcan "agrupados" y "localizados" tras el secuestro el sábado de dos compañeros en Raguni, capital administrativa de este territorio gestionado por el Polisario.
Rodríguez llegó anoche a los campamentos y esta mañana se ha reunido con los representantes de las distintas ONG españolas que trabajan en la zona. A todos ellos les ha transmitido un mensaje de "calma y tranquilidad" al considerar que el nivel de seguridad actual en los campos es correcto, ha informado a Europa Press uno de los asistentes a este encuentro.
La diplomacia española no estima que el nivel de alerta sea tan alto como para hacer necesaria una evacuación de los españoles, por lo que el cónsul se ha limitado a pedir a los cooperantes que sigan unas mínimas normas de seguridad.
En primer lugar, que intenten permanecer "agrupados" y "localizados", informando en todo momento de los lugares a los que tengan previsto desplazarse cuando cambien de ubicación, según la misma fuente.
Se trata de medidas que, en cualquier caso, los cooperantes ya seguían o procuraban hacerlo antes de la captura ayer de sus dos compañeros.
Según esta fuente, que ha pedido mantener el anonimato, las medidas de seguridad que hasta la fecha tenía implantadas el Polisario para proteger a los cooperantes extranjeros ya eran altas.
Por ejemplo, siempre que se desplazaban de campamento a campamento (son cinco los que componen los campos de Tinduf) o hasta la ciudad de Tinduf iban escoltados por vehículos militares del Polisario o por las propias fuerzas de seguridad argelinas, en el caso de la ciudad de Tinduf.
También debían identificarse cada vez que salían o entraban a un campamento o regresar a casa antes de anochecer.
Que el asalto del sábado se perpetrara en las instalaciones donde dormían los cooperantes, custodiadas por dos guardias a los que los captores maniataron, demuestra que el rapto fue una operación "bien pensada" y con conocimiento de la rutina de los cooperantes en los campamentos, apunta este cooperante.
El Frente Polisario, ha añadido, mantiene reuniones periódicas con los extranjeros presentes en Tinduf sobre el estado de seguridad y hace unas semanas les advirtió de que había detectado operaciones de tráfico de armas como consecuencia de la guerra en Libia.
"La posibilidad de un secuestro la teníamos presente", añade este cooperante, que admite sin embargo que se ha producido dónde todos se sentían seguros, en su propia casa.
El cónsul no ha trasladado a los cooperantes detalles sobre las gestiones en marcha para liberar a Ainhoa Fernández de Rincón y Enric Gonyalons y tan sólo les ha indicado que el Gobierno debe ser "muy prudente" para evitar interferir en la operación.