Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa se reúne con el director de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas en el Vaticano

El Papa Francisco ha recibido este viernes por en el Vaticano al director general de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), Ahmet Üzümcü.
Esta organización tiene una misión eliminar todo tipo de armas químicas en todo el mundo. Su labor consiste fundamentalmente en comprobar que se destruyen todas las armas químicas existentes y en cuidar de que no se produzcan nunca más.
Además, la OPAQ da asistencia y protección a sus Estados Partes si son víctimas de amenazas o ataque con armas químicas y promueve la cooperación internacional para el desarrollo de la química con fines pacíficos.
Por su parte, el secretario para las Relaciones con los Estados de la Santa Sede, Dominique Mamberti, participó este jueves en el encuentro de alto nivel sobre el desarme nuclear que se llevó a cabo en Nueva York en la sede de la Asamblea general de las Naciones Unidas (ONU).
En su intervención, Mamberti hizo pública su preocupación ante la proliferación de las armas nucleares y destacó que no se conseguirá avance alguno mientras que los Estados poseedores de armas nucleares continúen sin abandonar dichas armas.
En esta línea, el representante vaticano remarcó la importancia de afrontar "de forma sistemática y coherente los requisitos legales, políticos y técnicos para conseguir un mundo libre de armas nucleares" y pidió "comenzar lo antes posible los trabajos preparatorios para una convención o un acuerdo para la eliminación de las armas nucleares de forma gradual y verificable".
Por último, el prelado indicó que "es hora de contrarrestar la lógica del miedo con la ética de la responsabilidad, fomentando un clima de confianza y diálogo sincero, capaz de promover una cultura de paz, basada en el imperio del derecho y del bien común, a través de la cooperación coherente y la responsabilidad de todos los miembros de la comunidad internacional".