Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Organizaciones protestarán en Madrid el 1 de febrero contra la reforma y en defensa del derecho a decidir

La Plataforma Decidir nos hace Libres, integrada por decenas de organizaciones sociales, ha difundido una convocatoria de movilización para el próximo 1 de febrero en Madrid contra la reforma de la regulación del aborto emprendida por el Gobierno que culminará con la entrega de una carta a diversos responsables del Ejecutivo en el Congreso de los Diputados.
La movilización arrancará a las 12.00 horas de la Estación de Atocha, después de que lleguen desde distintos puntos del país representantes de diversas asociaciones unidas en el llamado 'Tren de la Libertad', una iniciativa por la que se desplazarán a Madrid entidades desde puntos como Andalucía, Castilla y León, Cataluña o Comunidad Valenciana y también de Francia.
Una vez reunidas las manifestantes en Atocha, se dirigirán al Congreso de los Diputados donde registrarán la citada carta, y después celebrarán lo que han llamado 'Asamblea por la Libertad', una reunión de en torno a tres horas de duración en la sede de Comisiones Obreras en Madrid.
La carta, que se dirigirá via registro en la Cámara Baja al Presidente del Gobierno, el Presidente del Congreso, la ministra de Sanidad, el ministro de Justicia y los distintos grupos parlamentarios, se titula "porque yo decido" y está escrita por la filósofa y profesora Alicia Miyares.
"Porque yo decido desde la autonomía moral, que es la base de la dignidad de una persona, no acepto imposición, o prohibición alguna en lo que concierne a mis derechos sexuales y reproductivos y, por lo tanto, a mi plena realización como persona. Como ser humano autónomo me niego a ser sometida a tratos degradantes, injerencias arbitrarias y tutelas coactivas en mi decisión de ser o no ser madre", dice el texto.
Asimismo, expone que los firmantes invocan la libertad de conciencia como "el bien supremo" sobre el que fundamentar las elecciones personales, y tachan de "cínicos" a quienes "apelan la libertad para restringirla" y de "malévolos" a quienes "no importándoles el sufrimiento causado quieren imponer a todos sus principios de vida basados en inspiraciones divinas".
"Como ser humano libre me niego a aceptar una maternidad forzada y un régimen de tutela que condena a las mujeres a la 'minoría de edad sexual y reproductiva'", prosigue la misiva, en la que se argumenta asimismo que en democracia se "deslindan derechos de pecados y ley de religión" y que "ninguna mayoría política nacida de las urnas" está legitimada "para convertir derechos en delitos".
"Porque yo decido, soy libre y vivo en democracia exijo que se mantenga la actual Ley de salud sexual y reproductiva y de interrupción voluntaria del embarazo por favorecer la autonomía moral, preservar la libertad de conciencia y garantizar la pluralidad de intereses de todas las mujeres", concluye la carta.