Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Osakidetza mejorará la receta electrónica para poder dispensar medicamentos cuando falle el sistema

Asegura que, pese a todo, el volumen de incidencias es "muy bajo"
Osakidetza modificará el sistema de receta electrónica para permitir que los farmacéuticos puedan dispensar medicamentos incluso si se produce algún fallo técnico en la red a través de la que se gestionan las prescripciones. El director de Farmacia del Servicio Vasco de Salud, Iñaki Betolaza, ha subrayado que esta medida se pondrá en marcha para mejorar al sistema, a pesar de que su funcionamiento es satisfactorio y el volumen de incidencias, "muy bajo".
Betolaza ha comparecido este miércoles ante la Comisión de Salud del Parlamento vasco para informar sobre el dispositivo de receta electrónica, cuya implantación en Euskadi comenzó en 2012, pero que no se extendió a todas las farmacias de la comunidad autónoma hasta 2013.
Este mecanismo permite que los usuarios adquieran sus medicamentos-- siempre que el tratamiento haya sido introducido en el sistema informático por el médico-- mostrando en la farmacia su tarjeta sanitaria, sin necesidad de entregar una receta en papel. La implantación de este sistema ha costado 10,7 millones de euros.
Desde su implantación, ya se ha prescrito en la comunidad autónoma 26 millones de recetas electrónicas, lo que supone una media diaria de 95.000. El 58,8 por ciento se prescribieron en Bizkaia, mientras que el 32,5 por ciento corresponde a Gipuzkoa y el 13,6 por ciento, a Álava. Betolaza ha destacado que casi el 80 por ciento de las recetas se prescriben en la actualidad de forma electrónica.
"AJUSTE"
El director de Farmacia de Osakidetza se ha referido a las quejas de algunos ciudadanos y farmacéuticos sobre los fallos ocasionales que se han producido en el sistema.
Betolaza ha destacado que un proyecto de estas características requiere de un periodo de "ajuste". De todas formas, ha asegurado que las incidencias técnicas que se han producido han sido "mínimas". Según ha explicado, este año se han registrado 41 incidencias de estas características, aunque sólo siete de ellas han ocasionado una "pérdida de servicio".
Estos fallos, en su conjunto, han afectado al servicio durante 23 horas, sobre un total de actividad de las farmacias de más de 6.500 horas. "El nivel de incidencias ha sido muy bajo", ha insistido.
De todas formas, ha anunciado que Osakidetza tiene previsto modificar el dispositivo con el fin de mejorarlo, de forma que los farmacéuticos puedan administrar los medicamentos incluso en los momentos en el que sistema se vea afectado por un fallo. Betolaza ha explicado que, en estos casos, se realizaría un "ajuste" posterior entre la farmacia y Osakidetza para registrar los productos dispensados por esta vía.