Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La PAH evita el desahucio de un discapacitado de un piso de alquiler tras la intervención de la Policía

Una de las personas a las que los agentes desalojaron del portal sufre una dislocación de hombro y lo denunciará en el juzgado
La presión de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) de Santander ha conseguido evitar este jueves el desahucio de una persona discapacitada de un piso de alquiler en Nueva Montaña, tras vivirse momentos de tensión con la Policía Nacional, que procedió a desalojar del portal de la vivienda a varias personas allí concentradas.
Según han informado a Europa Press miembros de la PAH, una de las personas a las que la policía ha "sacado a la fuerza" ha sufrido una dislocación de hombro y va a denunciar los hechos en el juzgado.
La PAH había convocado una concentración junto a la vivienda de alquiler de la que Salva, de 44 años, en paro y con una discapacidad reconocida del 65%, iba a ser expulsado este jueves por impago. Sus ingresos actuales son de 500 euros y sólo el alquiler son 550.
La plataforma ha pedido un "aplazamiento improrrogable" de un mes al propietario del piso ante la situación "desesperada" de Salva, que "no tiene donde ir" y se iba a quedar en la calle. La PAH pretendía de esta forma ganar tiempo para conseguir realojar a Salva y que pudiera abandonar el piso "lo antes posible".
Pero el dueño de la vivienda, "en el ejercicio de sus derechos" tal y como reconoce la PAH, ha rechazado la petición y ha pedido a la comisión judicial la ejecución del alzamiento, momento en el que ha intervenido la Policía Nacional para desalojar a las personas concentradas en el portal. Mientras tanto, otro grupo permanecía dentro del portal y otro en la vivienda.
Finalmente, tanto la policía como la comisión judicial han abandonado el lugar sin ejecutar el desahucio, según la PAH porque el mandamiento judicial "no les permitía abrir la puerta del portal".
Miembros de la plataforma se han desplazado posteriormente al Ayuntamiento de Santander para hablar con el concejal de Servicios Sociales. Según explican, llevan "dos meses" en negociaciones con el Consistorio para encontrar una solución a este caso y "de momento no han llegado a buen puerto".
La tarea de buscar a Salva un nuevo lugar donde vivir se "complica" además porque padece "incapacidad para las relaciones sociales".