Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PE se opone a la venta de nuevos transgénicos y reclama parar los permisos hasta actualizar estudios de riesgos

El pleno del Parlamento Europeo se ha opuesto este jueves a la comercialización del maíz transgénico 'Pioneer 1507', pendiente aún de la opinión de los 28, al tiempo que ha instado a la Comisión Europea a paralizar la tramitación de nuevos permisos o renovaciones de cultivos genéticamente modificados hasta que se cuente con métodos más eficaces para evaluar los riesgos.
Los eurodiputados argumentan que el maíz 'Pioneer 1507' puede ser peligroso para algunos tipos de mariposa y de polillas que son "muy sensibles" a la exposición al polen de este cultivo transgénico. Además, recuerdan que la Autoridad europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés) se mostró en 2012 "explícitamente en desacuerdo" con la afirmación de la empresa Pioneer de que el riesgo es "insignificante".
En opinión de la Eurocámara, la comercialización de organismos genéticamente modificados (OGM) excede las competencias de la Comisión Europea, porque Bruselas no especifica en su permiso "los requisitos para la protección de determinados ecosistemas, entornos y/o áreas geográficas particulares" que le exigen las normas comunitarias.
La patata Amflora, producida por la empresa alemana Basf, ha sido el último transgénico que recibió permiso para su cultivo y comercialización en la Unión Europea, pero el Tribunal de Justicia de la UE (TUE) ordenó su retirada en una sentencia del pasado diciembre, al considerar que su autorización vulneró los procedimientos previstos en la legislación europea.
El maíz de Monsanto 810 es el único que actualmente cuenta con autorización europea, pero su renovación también es motivo de polémica y está pendiente desde hace varios años.