Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PNV muestra su preocupación y rechazo ante la previsible reapertura de la central burgalesa

El PNV ha mostrado su preocupación y rechazo ante la previsible reapertura de la central burgalesa de Santa María de Garoña, después de las declaraciones del secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal en el día de ayer en las que anunciaba la inminente aprobación de un decreto que permitirá a la central volver a producir energía.
En un comunicado, la formación 'jeltzale' pregunta al Gobierno si tiene intención de autorizar el reinicio de las actividades en la central nuclear de Garoña y anuncia que ha registrado iniciativas en el Congreso al respecto.
Asimismo, el Grupo Vasco comunica que en la comparecencia del ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, prevista para este jueves por la tarde en el Congreso de los Diputados, pedirá explicaciones sobre este asunto.
El portavoz económico y de energía del PNV, Pedro Azpiazu, ha recordado que su formación "siempre" se ha mantenido favorable al cierre de la instalación atómica por entender que ha cumplido un ciclo y está amortizada.
"Nos encontramos en un momento de baja demanda y Garoña no aporta nada desde un punto de vista de seguridad de suministro debido a su reducido tamaño", ha señalado, a la vez que ha avisado de posibles riesgos de seguridad al estar "obsoleta".
En su opinión, no tiene sentido incentivar su puesta en funcionamiento cuando las propias propietarias han afirmado que no es rentable para ellos.
Precisamente, Pedro Azpiazu dirigió al ministro de Industria en junio del pasado año una pregunta oral en la sesión de control al Gobierno en la que le exigía el cierre definitivo de la central, a escasos días de que expirara la última orden de explotación emitida en el año 2009 y que tuvo como consecuencia su clausura pero no su cierre definitivo.
Amaiur, por su parte, ha solicitado la comparecencia urgente del ministro de Industria y Energía, José Manuel Soria, para que dé cuenta de esta previsible reapertura.
Al mismo tiempo, ha registrado una batería de iniciativas en las que cuestiona al Ejecutivo sobre qué interés puede tener el Gobierno en volver a permitir la explotación de la obsoleta central nuclear de Santa María de Garoña después de 44 años en activo, o si va a ignorar los continuos conflictos sociales que la central ha generado.