Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP-A está "profundamente preocupado" por no saber cuál es "la deuda real" de la sanidad pública andaluza

La vicesecretaria de Organización Electoral del PP-A y portavoz de Sanidad del Grupo Parlamentario Popular en la Cámara andaluza, Ana María Corredera, ha dicho este lunes que su partido está "profundamente preocupado por la situación de la sanidad en Andalucía", en especial por no saber cuál es "la deuda real" de la sanidad pública andaluza.
En este sentido y en rueda de prensa, Corredera, que ha estado acompañada por el candidato del PP por Córdoba al Senado Jesús Aguirre, ha explicado que "la Cámara de Cuentas, en un informe provisional, ha dicho (que la deuda de la sanidad pública andaluza) ronda los 1.800 millones de euros, pero también dice que puede haber una desviación al alza, de 2.000 millones de euros, con las facturas guardadas en los cajones".
Pero también hay que tener en cuenta, según ha destacado la portavoz de Sanidad del PP en el Parlamento andaluz, que la Federación Española de Suministros de Tecnología Sanitaria "nos dice que la deuda de la Junta con las farmacéuticas en este momento es de 1.152 millones de euros, pero que la deuda con las empresas suministradoras de tecnología sanitaria es de 1.107 millones de euros".
En consecuencia, "las cifras realmente asustan, y eso sin saber qué facturas nos vamos a encontrar en los cajones, como se han encontrado" los populares al llegar a los gobiernos autonómicos "de Extremadura y de Castilla-La Mancha".
Junto a ello, Corredera ha criticado "los recortes que está haciendo la Junta de Andalucía en política sanitaria", algunos reconocidos por el Ejecutivo que preside el socialista José Antonio Griñán, y otros "encubiertos" y que, "en los últimos cuatro años", han supuesto "3.675 millones de euros menos para la sanidad pública andaluza, entre lo que se ha quitado del presupuesto y lo que no se ha ejecutado".
A eso es a lo que el PP llama "recortes encubiertos, a los centros de salud que aparecen año tras año en los presupuestos, pero que luego no se libran las partidas para poder construirlos, con lo cual nunca se ejecutan", lo mismo que los centros hospitalarios de alta resolución, "que aparecen en los presupuestos, pero que luego no se ejecutan".
A esto hay que unir "el cierre de camas en verano, que no se vuelven a poner en servicio", lo mismo que "tampoco se cubren las bajas", como lo demuestra que en 2010 "se destinaron 25 millones de euros menos a sustituciones por bajas por enfermedad o por vacaciones que el año anterior, y este año se ha hecho un nuevo recorte, con 21 millones menos que el año pasado", y eso mientras "las Urgencias están bajo mínimos de personal, los médicos de familia están desbordados, las infraestructuras no se acaban y otras ni siquiera se empiezan", como el Chare de Palma del Río o el Centro Sociosanitario de Lucena, ambos en la provincia de Córdoba.
Frente a todo ello, el PP se propone "cambiar el modelo organizativo y hacer reformas", pero contando "con los profesionales" del sistema sanitario público andaluz, para así "garantizar la sostenibilidad" del mismo, dejando claro Corredera que, para cumplir tal objetivo, la Junta de Andalucía precisa de "un gobierno serio y riguroso", el del PP, que, al contrario de lo que pregona el PSOE, no privatizará la sanidad, ni la educación.