Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP dice que Barcelona se ha convertido en la "cocapital mundial del porro" gracias a CiU

El PSC y el PP de Barcelona han culpado al alcalde, Xavier Trias, de la "proliferación" de los clubes cannábicos en la ciudad debido a la actual normativa que solo requiere de una comunicación al consistorio. "Es la cocapital mundial del porro", dice el 'popular' Alberto Fernández Díaz, hermano del ministro del Interior.
"Si hay tantos clubes, sobre todo en Ciutat Vella, es precisamente porque el gobierno municipal ha permitido iniciar la actividad solo con un comunicado de apertura y no una licencia previa", ha lamentado en un comunicado el alcaldable socialista, Jaume Collboni.
Precisamente el 13 de junio el Ayuntamiento dictó una suspensión de comunicados para paralizar durante un año la apertura de nuevos locales, aunque el líder del PP barcelonés, Alberto Fernández, ha considerado que "nada de esto habría ocurrido si Xavier Trias desde el primer momento hubiera aceptado" las propuestas populares en 2013.
EL AYUNTAMIENTO TUMBA UN TERCIO DE LOS AUTORIZADOS
Para Fernández, "gracias a Xavier Trias, Barcelona se ha convertido en la cocapital mundial del porro junto a Ámsterdam", aunque se ha mostrado favorable a las medidas tomadas por el consistorio, especialmente por la protección de los vecinos, que ha ordenado el cese de actividad este verano de 49 clubes, un 34% del total de 145 inspeccionados, tal y como ha anunciado este miércoles el primer teniente de alcalde, Joaquim Forn.
Tanto Fernández como Collboni han pedido una regulación municipal y el socialista ha recordado que el Ayuntamiento "tiene competencias para elaborar una normativa en la que se determinen horarios de funcionamiento de locales, distancia entre ellos y con centros educativos y salud, control de accesos, condiciones de higiene y salubridad, así como las condiciones de licencia".
"A qué esperan a tenerla, otras ciudades de Catalunya, con solo cuatro locales, ya disponen de una regulación municipal", ha reclamado Collboni.