Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP anima al Gobierno a que finalice la planificación hidrológica para alcanzar después un pacto nacional

El PP ha registrado una iniciativa en el Congreso de los Diputados en la que anima al Gobierno a finalizar el proceso de planificación hidrológica de las demarcaciones e impulsar "con urgencia" un Pacto Nacional del Agua para mejorar su gestión.
Se trata de una proposición no de ley, a la que ha tenido acceso Europa Press, en la que también insta al Ejecutivo de Mariano Rajoy a asegurar el cumplimiento de los plazos establecidos en la Directiva Marco del Agua sobre el nuevo ciclo de planificación hidrológica, sin acumular demoras que sean una rémora para la gestión de un recurso tan valioso.
Igualmente, los 'populares' le solicitan la búsqueda de fórmulas de colaboración público-privada que permitan cumplir los objetivos de calidad de las aguas, mejorando las infraestructuras de saneamiento y depuración y seguir avanzando en el Plan Nacional de Calidad de las Aguas.
UNA PLANIFICACIÓN PENDIENTE
Según argumenta el PP, la Directiva europea del año 2000 establece un marco comunitario de actuación en el ámbito de la política de aguas.
Es más, critican que el primer proceso de planificación hidrológica de las demarcaciones debería haber finalizado en 2009, y haber estado vigente para el periodo 2009-2015, y ser revisado antes del año 2015, para cubrir un nuevo periodo de ejecución 2015-2021.
"El Gobierno ha puesto en orden el primer ciclo de planificación, cumpliendo los compromisos con la UE en materia de agua y está construyendo las bases de una nueva estrategia hidrológica", incide el PP en su argumentación.
Eso sí, recuerda que, al principio de esta legislatura, de las 25 demarcaciones, definidas en España, sólo se había aprobado el plan de una cuenca intracomunitaria, y apunta que, en la actualidad, están finalizando la tramitación de los planes hidrológicos de las demarcaciones con mayor retraso: Tajo, Júcar y Segura.
"Paradójicamente, el retraso acumulado en el primer proceso de planificación, en la mayor parte de las demarcaciones hidrológicas, hace que se solapen los trabajos encomendados por la Directiva y que se reduzca sustancialmente el tiempo para ejecución de los planes", lamenta el PP.
UN CALENDARIO
En este sentido, indica que el texto refundido de la Ley de Aguas de 2001 establece que para asegurar la correcta participación pública el organismo de cuenca o administración hidráulica competente de la comunidad autónoma publicarán y pondrán a disposición del público, tres años antes de iniciarse el procedimiento para la aprobación o revisión del correspondiente plan hidrológico, un calendario y un programa de trabajo sobre la elaboración del plan, con indicación de las fórmulas de consulta que se adoptarán en cada caso.
Así, conforme a la Resolución de la Dirección General del Agua de fecha 20 de mayo de 2013, el PP asegura que ha dado comienzo el nuevo ciclo de planificación hidrológica 2015-2021, con la apertura del periodo de consulta pública de los documentos iniciales correspondientes a cada una de las demarcaciones hidrográficas, que satisface las exigencias normativas de la Directiva y la legislación española, creando un punto de partida en la primera revisión del plan hidrológico de la demarcación.
"La tramitación no es baladí, ya que, acorde a lo dispuesto en el artículo 89 del Reglamento de la Planificación Hidrológica, la revisión del plan hidrológico debe atender un procedimiento similar el previsto para su elaboración inicial, lo que implicará una nueva carga de trabajo a las entidades implicadas", señala el PP.
Al mismo tiempo, añade que existe un "considerable retraso" en conseguir los objetivos europeos de calidad de las aguas y todavía quedan "gran cantidad" de infraestructuras pendientes de finalizar que supondrán, en el futuro próximo, "un gran esfuerzo inversor".
Por ello, indica que en la última década "ha quedado demostrado" que "no es suficiente" con plantear unos objetivos para una buena planificación y que es "necesario" generar un eje estratégico de la política en torno al agua, basada en la optimización de los recursos, buscando nuevas vías de financiación y fondos, incluso negociando en el seno de la UE para que el agua constituya "un eje estratégico de la política de la Unión".