Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP insta al Gobierno a prohibir el burka en espacios públicos

El PP ha registrado este miércoles en el Senado una moción en la que deja en manos del Gobierno el impulso de las reformas legales necesarias para prohibir el burka y el niqab "en espacios o acontecimientos públicos que no tengan una finalidad estrictamente religiosa".
Tal como anunció la senadora y presidenta del PP de Cataluña, Alícia Sánchez-Camacho, los populares han tomado la iniciativa para regular el burka a través de la Cámara Alta, en un momento de debate a nivel europeo por el uso de estas prendas entre la población inmigrante de religión musulmana y cuando ya se han presentado diversas iniciativas en el ámbito municipal.
El objetivo es que la moción del PP sea votada en el próximo pleno del Senado, que se celebrará los próximos días 22 y 23 de junio, y que también será planteada en términos similares en el Parlamento catalán a finales de este mes.
En la moción, a la que ha tenido acceso Efe, se insta al Gobierno a "realizar las reformas legales y reglamentarias necesarias para prohibir el uso en espacios o acontecimientos públicos que no tengan una finalidad estrictamente religiosa de vestimentas o accesorios en el atuendo que provoquen que el rostro quede completamente cubierto y dificulten así la identificación y la comunicación visual, al suponer esta práctica una discriminación contraria a la dignidad de las personas y lesionar la igualdad real y efectiva de los hombres y las mujeres".
En la argumentación de la moción, firmada por el portavoz del PP en el Senado, Pío García-Escudero, los populares aseguran: "Una auténtica democracia exige un reconocimiento universal de la igualdad de derechos y de oportunidades por razón de género, de lucha contra toda clase de violencia de género o de prácticas que atenten contra la dignidad de la mujer o que signifiquen alguna clase de discriminación".
"En el caso del velo integral (burka, niqab, etc) la mayoría de los ciudadanos de nuestra sociedad consideran esta práctica como discriminatoria, lesiva y contraria a la dignidad de las mujeres y a la igualdad real y efectiva de los hombres y las mujeres", concluye la moción del PP.
Espeluznante caso de maltrato
Esta iniciativa del partido conservador en el Senado coincide con la publicación de un caso sucedido en Lleida que pone los pelos de punta. El Ayuntamiento de Bellpuig ha pedido a la Fiscalía de Lleida que estudie si hacen falta medidas de protección para una mujer y sus dos hijas a las que el padre, de origen marroquí, les ha dado la orden de no salir de casa, según confirmó a Europa Press el fiscal jefe, Juan Boné. Las niñas tienen cuatro y siete años.
La falta de escolarización de las dos menores y la situación de riesgo de la madre llevaron al consistorio a denunciar para que la Fiscalía valore la desatención y negligencia del marido y para que dictamine si proceden medidas protectoras para prever una situación de riesgo social, según publicó el diario 'Segre'.
El fiscal señaló que la Fiscalía ha abierto un expediente de proyección para averiguar si ha habido amenazas y si la niña mayor va al colegio.
El consistorio argumenta en la denuncia que el marido dejó encerradas durante un mes en que se ausentó del país a su mujer y las dos niñas prohibiéndoles abrir la puerta.
En la detección de esta situación han colaborado con el ayuntamiento instituciones y asociaciones. El centro de atención primaria llamó al consistorio para saber si tenía constancia que dos niñas de cuatro y siete años de Bellpuig no estaban escolarizadas.
La investigación de la Policía Local permitió determinar que las pequeñas no solo no iban a la escuela, sino que estaban cerradas en casa con su madre. El padre, sin trabajo, se había marchado del país a abril durante un mes y la mujer solo salía de casa tapada con 'niqab' para comprar alimentos o ir al médico.
Según la investigación, las niñas no iban a la escuela por orden del padre. La mujer, que lleva más de cinco años viviendo en el pueblo, únicamente conoce el idioma árabe.