Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PP rechaza una Proposición de Ley para derogar el Real Decreto sanitario y recuperar la universalidad del SNS

El Grupo Parlamentario Popular en el Congreso de los Diputados ha rechazado una Proposición de Ley, presentada por el PSOE, para derogar el Real Decreto de Sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud (SNS), aprobado por el Gobierno en abril de 2012, y "recuperar" así la universalidad. En concreto, la iniciativa ha sido rechazada por 170 votos en contra frente 147 a favor.
A pesar de que esta propuesta socialista, defendida en la Cámara Baja por su portavoz en materia sanitaria, José Martínez Olmos, ha contado con el respaldo del resto de grupos parlamentarios, el PP ha votado en contra de su aprobación al considerar que la "universalidad" que exigen los partidos no se puede llevar a cabo sin poner al sistema en un "grave problema de insolvencia económica".
En concreto, tal y como ha esgrimido Martínez Olmos, el texto presentado por el PSOE pretendía recuperar la universalización del derecho a la asistencia sanitaria pública, así como eliminar la figura del asegurando, recuperando el derecho a la protección de la salud de los españoles y extranjeros que tuvieran su residencia en el territorio nacional.
Y es que, a su juicio, el Real Decreto sanitario ha supuesto un cambio "unilateral" del modelo del SNS ya que ha perdido el carácter de universalidad, ha generado "barreras" de acceso a los tratamientos y a la asistencia sanitaria y ha recortado un derecho "básico" de la ciudadanía.
"La sanidad es hoy menos equitativa y sostenible que hace dos años, el Ministerio de Sanidad está mostrándose incapaz de liderar una cohesión en el SNS, y se está minusvalorando la capacidad de los ciudadanos españoles a exigir unos derechos", ha recalcado el diputado socialista.
Dicho esto, Martínez Olmos ha avisado de que, además, la prohibición de la asistencia sanitaria a los inmigrantes en situación irregular es una decisión "xenófoba e injusta" desde "todos" los puntos de vista e, incluso, desde el del ahorro.
Estas declaraciones han sido corroboradas por los portavoces sanitarios del resto de grupos parlamentarios como, por ejemplo, el diputado de Amaiur, Sabino Cuadra, quien también ha calificado de "xenófobo" al Real Decreto y se ha preguntado si no se puede calificar como un "crimen de lesa humanidad" excluir a personas del Sistema Nacional de Salud.
"Nos parece una cuestión de fuero y de huevo y por estamos totalmente a favor de la proposición de ley presentada por el PSOE", ha comentado la diputada del Grupo Mixto, Uxue Barkos, a quien ha seguido la diputada del mismo grupo Rosana Pérez quien ha denunciado que el PP se ha propuesto, "a toda costa, satisfacer las demandas descabelladas de la Unión Europea, favorecer los intereses de los laboratorios farmacéuticos y suprimir la universalidad para hacer que la ciudadanía tenga que contratar seguros privados".
EL MINISTERIO DE SANIDAD ES UN "JINETE SIN CABEZA"
Asimismo, el diputado de Izquierda Unida Gaspar Llamazares ha advertido de que el departamento que dirige Ana Mato es como un "jinete sin cabeza que quiere decapitar a la sanidad pública", que actúa como un "pollo sin cabeza, sin dirección y sin objetivos claros", y que, al mismo tiempo, se ha convertido en una "delegación" del Ministerio de Hacienda para "hacer recortes".
Por su parte, la portavoz de Unión, Progreso y Democracia (UPyD), Rosa Díez, ha lamentado que el Real Decreto sanitario "no haya traído más que desgracias" y ha lamentado que "todas" las consecuencias que ha provocado su aplicación son "negativas" tanto a nivel de cohesión, como de universalidad e igualdad.
"El argumento economicista que han dado para defender esta medida no es cierto y, además, es bastante lamentable porque nos cuesta mucho más dinero ya que algunas enfermedades ya erradicadas en España están volviendo a resurgir porque no se están tratando a tiempo. Además, los informes rigurosos y científicos sobre el uso que hacen los inmigrantes demuestran que son falsas las apelaciones de que usan más que nadie la sanidad y que, por tanto, hacen el coste imposible de ser asumido", ha recalcado Díez.
Finalmente, la diputada de CiU María Taruella ha solicitado al Grupo Parlamentario Popular tener en cuenta lo comentado por el resto de diputados parlamentarios y ha informado de que su grupo va a presentar la próxima semana una Proposición no de Ley para que se creen nuevas franjas de renta en el copago farmacéutico.
"Parte de las medidas que ha puesto en marcha el Gobierno son pan para hoy y hambre para mañana, ya que lo que hoy nos vamos a ahorrar, lo vamos a tener que pagar doblemente dentro de unos dos años. Por ello, les pido que tengan en cuenta esta proposición porque es bueno para todos y porque permitirá corregir algunas medidas con calma y tranquilidad", ha apostillado.
RECHAZO DEL PP
Sin embargo, el diputado del PP Ruben Moreno ha asegurado que si se llevara en práctica lo establecido en la proposición realizada por los socialistas se pondría al SNS en un "grave problema de insolvencia" y ha recordado que con el Real Decreto todos los ciudadanos que residan en España y los parados de larga duración tienen derecho a la asistencia sanitaria.
Así, ha calificado de "mito" la idea de que hasta el año 2012 la sanidad pública era universal y ha recordado que el Gobierno ha tenido que regular el llamado turismo sanitario por los "abusos" que se estaban produciendo por parte de ciudadanos europeos. En este sentido, ha comentado que la Unión Europea reconoce que España es el país con la "mayor cobertura de asistencia sanitaria y salud pública".
"Estamos de acuerdo con la universalización de la asistencia sanitaria pero los socialistas deben encontrar una fórmula para conseguir que la proposición de ley se lleve a cabo ya que, por ahora, no se puede poner en marcha sin poner al sistema en un grave problema de insolvencia económica. Aunque ya me ha dicho que no van a aceptar un pacto de estado si no aceptamos esta iniciativa, espero que podamos debatir y llegar a unas conclusiones conjuntas", ha zanjado.