Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP rechaza en el Senado una moción que pedía instrucciones al Gobierno para evitar las 'devoluciones en caliente'

La senadora 'popular' acusa a Podemos de "sembrar dudas" sobre el ordenamiento jurídico y la Guardia Civil
El Pleno del Senado ha rechazado este miércoles, con 142 votos en contra del Grupo Parlamentario Popular y la abstención de Ciudadanos, una moción de Podemos-En Comú Podém-En Marea respaldada por el resto de los grupos (111 votos a favor) que pedía al Gobierno instrucciones claras a fin de que la Guardia Civil aplique la figura del rechazo en frontera en las vallas de Ceuta y Melilla de forma legal, es decir, evitando las llamadas "devoluciones en caliente".
La iniciativa, la primera moción que lleva Podemos al Senado, ha recibido enmiendas del Grupo Mixto, que añadía un párrafo en relación a la retirada de la MINURSO en el Sáhara Occidental, y del Grupo Parlamentario Popular, que planteaba una modificación "de totalidad", en palabras de la portavoz de la formación 'morada' Maribel Mora, que ha defendido la iniciativa.
En concreto, la moción instaba al Gobierno a dictar "de manera inmediata" instruccones para que "en los casos de interceptación de personas que intentan acceder a España por las vallas de Ceuta y Melilla, la Guardia Civil se abstenga de la entrega directa de estas personas a las autoridades del Reino de Marruecos, procediendo en tales casos a aplicar los procedimientos de expulsión o devolunción actualmente desarrollados en la normativa de extranjería".
En la misma línea, la moción pedía que esas instrucciones hagan que los agentes en frontera "actúen con respeto escrupuloso a la normativa internacional de derechos humanos y de protección internacional y garantice el principio de no devolución y la posibilidad de acceder a los procedimientos de protección internacional".
"Se trata de que a falta de reglamentación, se dicten instrucciones para que no se hagan entregas sumarias y se ejecuten conforme a los procedimientos de extranjería, que son la expulsión o la devolución, la más adecuada en este caso, y que supone llevar al migrante a comisaría, con intérprete, asistencia letrada y posibilidad de recurso", ha defendido Mora.
En su opinión, la razón de fondo por la que el PP se opone a dictar instrucciones a fin de que el rechazo en frontera acate la legalidad internacional, tal y como establece su propia regulación, es que como Marruecos no reconoce la soberanía de Ceuta y Melilla, para ejecutar una devolución habría que trasladar al migrante a la península y de allí, al reino alauí.
"Hemos aprobado la disposición adicional con una técnica jurídica lamentable que está provocando violaciones de derechos humanos para que se pueda entregar por la valla a las personas simplemente por nuestra comodidad", ha sentenciado.
A juicio de la senadora del Grupo Popular, María Ángeles Muñoz, el discurso que sustenta la moción es "demagógico, no se ajusta a la realidad, generaliza en base a tópicos y habla con total ligereza y desconocimiento de la materia", bien porque Podemos "no ha tenido responsabilidades de Gobierno" o bien "porque no conocen la realidad de Ceuta y Melilla".
"Ustedes no pueden venir aquí a sembrar dudas sobre nuestro ordenamiento o sobre la Guardia Civil, que hago una defensa absoluta de su profesionalidad y su respeto a los derechos humanos en cada una de sus actuaciones. De ustedes me lo esperaba. Lo que no me esperaba es esta defensa a ultranza de su postura que ha hecho hoy el PSOE", ha espetado Muñoz a la senadora de Podemos.
El portavoz del PSOE, Jesús Martín, ya había mostrado el respaldo de su grupo a la moción, aunque con reticencias en las críticas que la exposición de motivos hacía sobre Marruecos, ya que "no se puede escupir al cielo y esperar que se calle, sobre todo cuando se trata de un vecino con el que se trabaja conjuntamente para buscar soluciones". Con todo, ha incidido en que "es compromiso electoral" del PSOE derogar esa disposición adicional, así como retirar las concertinas y "dar respuesta efectiva y urgente" a los refugiados.
Para Ciudadanos, que ha decidido abstenerse, aprobar esta moción supondría "dictar instrucciones para que no se cumpla la ley". "Lo que han de pedir es que se modifique esa disposición adicional pero en ningún caso, dictar una instrucción que obligue a no cumplir la ley y como lo que se vota es esa propuesta no podemos estar de acuerdo", ha señalado el senador Javier Alegre, para incidir no obstante en que la formación está de acuerdo en la crítica que sustenta la moción.
SIN INSTRUCCIONES SE VULNERAN DERECHOS
Elisabet Abad, de Democracia y Libertad, ha anunciado el voto a favor de su grupo porque considera "evidente" que "sin un despliegue de instrucciones se puede vulnerar la seguridad jurídica e incurrir en ilegalidad" así como conculcar derechos. "La disposición adicional no incorpora procedimiento administrativo y pueden no quedar garantizados los derechos fundamentales de las personas en su aplicación así que no puede ser de otro modo que el Gobierno proceda a dictar instrucciones para aplicar el procedimiento previsto", ha explicado.
En el PNV, Victoriano Gallastegui también ha defendido la moción porque el redactado actual "vulnera el derecho de los migrantes a solicitar asilo y protección, se les niega el traslado a comisaría y a tener abogado e intérprete, así como la posibilidad de interponer recurso". "Apoyamos la moción porque consideramos que las devoluciones en caliente van en contra del procedimiento creado por España para la expulsión y de las obligaciones internacionales adquiridas", ha añadido.
Desde ERC, Miquel Ángel Estradé ha puesto el acento en la "vergüenza" ante la gestión en Ceuta y Melilla, un "contramodelo" para Cataluña. "Los independentistas no somos quién para decirle al Estado Español qué hacer con Ceuta y Melilla pero sí que la opinión internacional tiene la impresión de que se están conculcando los derechos humanos y que se utilizan unos territorios parte de un pasado colonial para reprimir y coaccionar. En la futura república catalana tenemos claro que este no será el modelo", ha añadido.