Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP ve riesgo para celiacos en productos con etiqueta "bajo en gluten" y pide a Bruselas que aclare normas

anap
La eurodiputada del PP Esther Herranz ha advertido este viernes sobre el riesgo que puede generar una nueva normativa europea sobre la información de gluten en los alimentos que entrará en vigor el 20 de julio y ha pedido al Ejecutivo comunitario que aclare las medidas que prevé tomar para evitar dicho riesgo.
El anexo del reglamento indica que la declaración "sin gluten" se emplea para alimentos que no contengan más de 20 mg/Kg dado que las personas celiacas o intolerantes pueden consumir hasta este tope sin que ello afecte a su sistema inmunológico según las investigaciones científicas y "muy bajo en gluten" para aquellos que no contengan más de 100 mg/kg.
Herranz ha alertado de que la mención "muy bajo en gluten" para los productos que contienen entre 20 y 100 Mg/Kg de gluten "podría generar confusión y riesgos para el consumidor celiaco y más aún para el recién diagnosticado" por entender que podrían pensar que pueden consumir dichos productos sin riesgo.
Por ello, ha instado al Ejecutivo comunitario a aclarar "si se plantea cambiar esta normativa o, al menos, aclarar su interpretación para evitar un problema de salud pública para las personas celiacas".
El artículo 3 del reglamento contempla la posibilidad de que la información vaya acompañada de menciones como "adecuado para las personas con intolerancia al gluten", "adecuado para celiacos", así como "elaborado específicamente para personas con intolerancia al gluten" o "elaborado específicamente para celiacos".
Alrededor de un 90% de las personas afectadas desconocen que padecen la enfermedad, que afecta al 1 por ciento de la población en España. Cada año unas 4.000 personas son diagnosticadas.