Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP aboga por llegar a un nuevo "consenso" en el trasvase del Ebro

El asesor de Medio Ambiente del PP, Alberto Ruiz Laguna, ha explicado que no sabe si el trasvase del Ebro "va a insinuarse o va a estar de manera explícita" en el programa electoral del PP de cara al 20-N, pero ha señalado que aboga por "llegar a un consenso social en el que participen todos los actores implicados y en el que se resuelvan todas las necesidades de todas las regiones".
Durante las jornadas de debate sobre Agua de la Asociación de Periodistas de Información Ambiental (APIA), Ruiz ha señalado que el acuerdo que sugiere debe ser como el que tuvo lugar en 2001 con el Plan Hidrológico. Sin embargo, ha indicado que se necesita "uno nuevo" porque "en 10 años ha cambiado mucho la situación en España. En este sentido, ha apuntado que cuando se llegue a un pacto, "aunque no estará todo el mundo contento", ya se podrá "tirar para adelante con las actuaciones".
A su juicio, lo principal en este tema es llegar a un acuerdo sobre el Plan Hidrológico porque "realizar una planificación es importante de cara al futuro y debe estar consensuada".
Por su parte, el representante de Equo, Alejandro Sánchez, ha indicado que un trasvase "significa el fracaso de la gestión de un recurso sostenible". Sánchez ha señalado que el programa de su formación va a defender una mayor presencia social en las confederaciones hidrográficas "entendiendo como actores sociales a vecinos, ecologistas, universidades o científicos" que, según ha señalado "que de los 500 participantes en una confederación ellos son cinco". Al respecto, ha indicado que la situación está "en manos de regantes y empresas eléctricas mientras el resto de usuarios se mantienen al margen".
Precisamente, se ha referido a las eléctricas para denunciar que "se están beneficiando de un precio ridículo del agua como bien común". Así, Sánchez ha denunciado que el agua en España "no tiene un precio acorde a lo que exige la directiva del marco del agua que dice que le precio del agua tiene que incorporar todos los costes para su producción, almacenamiento, transporte, saneamiento, entre otros".
"En España hay un precio político del agua, desde el mal sentido, no se incorporan todos los costes medioambientales y económicos de su utilización y por ello se derrocha", ha añadido.
De igual modo se ha manifestado el portavoz de UPyD José Manuel González, quien ha indicado que "si los ciudadanos supieran el coste real del agua consumirían mucho menos". Así, ha explicado que el coste del metro cúbico de agua se multiplicaría "por diez o más" si se ajustara al precio "real", por ello UPyD apuesta por medidas como "una política tarifaria que penalice el consumo excesivo".
Por otra parte, González ha señalado que el programa electoral de su partido aboga por un sistema de gestión uniforme del agua para todo el Estado. A su juicio "romper una cuenca como unidad de gestión es no estar en la realidad puesto que intentar gestionar una cuenca a trozos es imposible".
Para UPyD, el problema de que la gestión no esté centralizada lleva a las autonomías a "utilizar esta política para su propio beneficio" haciendo "más difícil" un entendimiento en esta materia.
NUEVA CULTURA DEL USO DE AGUA
Por su parte, el secretario federal de Medio Ambiente y Desarrollo Rural del PSOE, Hugo Morán, ha indicado que "hay que implantar una nueva cultura de los usos del agua" y por ello "la prioridad" de los socialistas en materia de agua de cara al 20N es "una nueva cultura de consumo para no tener infraestructuras pero sin agua".
En cuanto al precio del agua, Morán no ha hablado de poner un "precio real" pero sí ha sugerido la posibilidad de "generar una tasa al uso de agua para energía". Al igual que otras formaciones, Morán ha señalado la apuesta del PSOE por una mayor participación social en el modelo de gestión. Además, ha señalado la necesidad de una nueva Ley de Agua y ha destacado como "gran objetivo, culminar los planes hidrológicos".
En este sentido, el resto de formaciones ha recriminado al dirigente socialista que el PSOE no haya terminado los planes durante la legislatura cuando, según ha apuntado Ruiz, "deberían estar terminados en 2009".