Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PRC propone un nuevo modelo de atención sociosanitaria que potencie servicios públicos y acabe con recortes

Fuentes-Pila llama al alcalde de Santander a "mediar y liderar" un cambio que acabe con las carencias actuales
La diputada y portavoz del PRC en materia de servicios sociales, Rosa Valdés, planteará al Gobierno de Cantabria en el próximo Pleno del Parlamento que incluya en el Plan de Salud un nuevo modelo de atención para mejorar la coordinación de las prestaciones sociales y sanitarias, "potenciar" los servicios públicos y "acabar con los recortes que han sufrido desde la llegada del PP al poder".
Valdés ha dado a conocer su propuesta en rueda de prensa, acompañada por el portavoz regionalista en el Ayuntamiento de Santander, José María Fuentes-Pila, quien ha realizado un llamamiento al alcalde y presidente de la Federación Española de Municipios (FEMP), Iñigo de la Serna, para que "medie" ante el Ejecutivo y "lidere" esta iniciativa, con el fin de "acabar con las carencias" que sufren en este momento sobre todo los servicios sociales municipales.
La iniciativa surge tras la interpelación planteada ayer en la Cámara a la consejera de Servicios Sociales, María José Sáenz de Buruaga, a quien Valdés ha acusado de "incumplir" sus compromisos con las familias "más vulnerables" para desarrollar únicamente "políticas de recortes en materia sanitaria y social, que han dado al traste con el incipiente desarrollo que vivió la coordinación de ambos servicios en los ocho años anteriores".
Como alternativa, ha plasmado en una moción "las demandas reiteradas de los representantes del tercer sector social", que a día de hoy "sustituyen con un recorte considerable de medios y recursos la acción de la Administración sanitaria y social, con penurias y grandes dificultades para garantizar los derechos de los usuarios".
Su propuesta pasa por incluir en el Plan de Salud anunciado por el Gobierno un marco común de acción de la sanidad y los servicios sociales que permita definir el perfil de las personas con necesidades de atención y la cartera de servicios que deben recibir en función de ese perfil, además de articular instrumentos de gestión e intercambio de información entre los dos sistemas públicos para "minimizar errores, duplicidades e ineficiencias".
Asimismo, reclama financiación "específica" para atender las infraestructuras y la carencia de dispositivos de atención intermedia entre el hospital y el domicilio de los afectados, como los centros de rehabilitación psicosocial, sociolaboral y camas de media y larga estancia alternativas al reingreso hospitalario, de mayor coste económico.
Valdés ha abogado además por implementar políticas de promoción y prevención que incluyan objetivos de mejora de la calidad de vida de los enfermos crónicos y/o dependientes, modificar la normativa autonómica de acreditación de centros comprometida con el sector social desde la perspectiva de atención de la discapacidad y la autonomía personal y potenciar la coordinación directa con los municipios de los servicios de salud de atención primaria y especializada, la medicina de familia, la enfermería comunitaria y los servicios sociales de base municipal.
En definitiva, ha explicado, "una propuesta para curar y cuidar de manera continua a los pacientes con necesidades de atención y asistencia especial en su entorno social habitual, con el fin de prevenir y retrasar el deterioro de su salud y apoyar a las familias cuidadoras".
LIDERAZGO MUNICIPAL
Dado que Santander acoge a la mayoría de las familias a las que está destinada esta atención y buena parte de las organizaciones sin ánimo de lucro que prestan asistencia, José María Fuentes-Pila cree "fundamental" un "liderazgo municipal", por lo que ha invitado al alcalde a apoyar estas propuestas y mediar con el Gobierno de Cantabria para "cambiar el timón de los recortes drásticos que están afectando dramáticamente al tercer sector".
A su juicio y en su doble condición de alcalde y presidente de la FEMP, De la Serna tiene "potestad política" para liderar este cambio, por lo que le ha pedido que no deje a los servicios sociales municipales en la actual situación de "indefensión y carencia de recursos", que ha provocado "recortes" como el copago de la asistencia domiciliaria o situaciones como las que sufren las 1.500 personas que, ha apuntado, a día de hoy duermen en la calle en la capital de Cantabria.
"Es imprescindible en este momento que las autoridades, las instituciones y todos los representantes municipales actúen para reorientar las políticas sociales", ha concluido.