Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSC lamenta que el Gobierno catalán "siga con el monotema" y no se centre en la pobreza

La portavoz del PSC en el Parlament, Eva Granados, ha lamentado este miércoles que el Govern "siga con el monotema" del proceso soberanista y no sitúe la lucha contra la pobreza y las desigualdades en el centro de sus políticas.
"No hemos visto voluntad del Govern en hacer de las prioridades sociales el eje de su acción política" estos últimos años, ha destacado Granados en el pleno monográfico sobre pobreza y reactivación económica que se celebra en el Parlament, en el que también ha criticado que los consellers que han intervenido en el hemiciclo hayan hecho alusiones a la independencia como mejor vía para mejorar la situación social.
Los socialistas son conscientes de las tensiones en las finanzas de la Generalitat, pero aseguran que hay recursos suficientes para revertir los recortes y proteger a los colectivos más vulnerables: "Sólo hace falta voluntad política. No queremos pedir la luna pero queremos lo que es nuestro".
Granados ha cargado contra los Presupuestos actualmente vigentes, que son una prórroga de los que aprobaron CiU y ERC en la pasada legislatura, y ha recordado que "entonces se prometieron 100 millones extra para dar un giro social al Govern" pero no han sido ejecutados.
"¿Nos roba Madrid o nos engaña la Generalitat?", se ha preguntado Granados, que ha ensalzado el esfuerzo que están haciendo los ayuntamientos y las entidades sociales para combatir la inacción del Govern ante la emergencia social, teniendo en cuenta que, según sus cálculos, sólo ha invertido dos millones de los diez que prometió para combatir la pobreza energética, ha permitido un incremento del 17% en las listas de espera para acceder a las ayudas a la dependencia y ha denegado más de 31.000 solicitudes de la renta mínima de inserción (RMI), entre otros agravios.