Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSOE lleva al Consejo de Europa una declaración para recabar apoyos en contra de la reforma

El PSOE ha presentado ante el Consejo de Europa una declaración "para impedir que los derechos de las mujeres españolas se vean cercenados" y recabar apoyos de los parlamentarios europeos en contra de la implantación en España de la Ley de Protección de los Derechos del Concebido y de la Mujer Embarazada.
Así, la diputada socialista y miembro de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, Delia Blanco, ha presentado este lunes a la Comisión de Igualdad del Consejo y a los grupos parlamentarios socialista, liberal (ALDE) y de la Izquierda Europea (UEL), una declaración escrita "sobre la necesidad imperativa de impedir la contrarreforma del aborto en España, por suponer un atentado a los derechos humanos de las mujeres".
En la misma, se reclama también la intervención del Comité de Ministros para evitar que el proyecto de Ley llegue a implantarse. En concreto, la diputada socialista espera recabar más de 200 firmas en la sesión de la Asamblea que se celebra en Estrasburgo a lo largo de esta semana.
Precisamente, Delia Blanco intervendrá este martes ante la Asamblea Parlamentaria, donde planteará en el turno de debate libre, la oposición a la reforma de la Ley del Aborto que pretende imponer el Gobierno.
UN RECORTE DE DERECHOS
Los socialistas denuncian en el escrito que la reforma del Aborto planteada por el Gobierno representa "el mayor retroceso en materia de derechos y libertades que ha sufrido España en toda la democracia" y que "con esta Ley las mujeres españolas no tendrán ninguna capacidad de decidir libremente sobre su maternidad".
Es más, defiende que la actual Ley socialista vigente, del año 2010, se pretende modificar por una Ley que sólo permitirá interrumpir su embarazo a las mujeres que hayan sido violadas, previa denuncia y con un plazo máximo de 12 semanas, y un segundo supuesto sobre malformación del no nacido, que haga incompatible la vida de las mujeres.
"Con esta ley las mujeres españolas no tendrán ninguna capacidad de decidir libremente sobre su maternidad. El 90 por ciento de las mujeres que interrumpan su embarazo en las 12 primeras semanas lo tendrán que hacer de forma clandestina, exponiendo su vida, su libertad y su dignidad", critica el PSOE.
Igualmente, precisa que el 86 por ciento de los españoles consideran esta ley un "atropello a la libertad" de las mujeres y toda la sociedad, al mismo tiempo que el 75 por ciento consideran que no es necesaria.