Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSOE salva el techo de gasto a costa de no subir impuestos a los ricos

El diputado de ICV, Joan Herrera, acompañado por el de IU, Gaspar Llamazares, durante la rueda de prensa que han ofrecido hoy tras el pleno celebrado en el Congreso. EFEtelecinco.es
El PSOE ha salvado la votación del techo de gasto presupuestario del próximo jueves en el Congreso al haberse garantizado la abstención de CiU, aunque a cambio de no apoyar una subida de impuestos a las rentas más altas.
Dicha subida venía contenida en una moción presentada por IU-ICV y a cuyo apoyo se habían comprometido esta mañana los socialistas, aunque después retiraron la enmienda que habían pactado para conseguir un acercamiento con CiU -que se opone a esta medida- y anunciaron su rechazo a la iniciativa.
Con este cambio de posición, el PSOE se garantiza que el techo de gasto con el que se elaborarán los Presupuestos Generales del Estado de 2010 salga adelante en la Cámara Baja, ya que no hay suficientes votos en contra.
Así, los 169 votos del grupo socialista no podrán ser superados por la posición en contra del PP (153 diputados) y de otros grupos como el PNV (seis escaños), que en principio tiene intención de rechazar el techo de gasto según fuentes de ese grupo, o del formado por IU, ICV y ERC (cinco parlamentarios), cuyos representantes aún no se han decidido.
En caso de que estos 164 diputados rechazaran el techo de gasto, necesitarían al menos otros seis votos del Grupo Mixto (que forman siete diputados) para tumbar el límite presupuestario, pero ya hay dos diputados, los del BNG, que tienen intención de abstenerse, según explicaron a EFE fuentes de ese partido, con lo que previsiblemente será aprobado.
Esta mañana, el diputado de ICV, Joan Herrera, anunció el apoyo de los socialistas, mediante una enmienda de sustitución, a su moción, que instaba al Gobierno a subir los impuestos a las rentas más altas haciendo más progresivo el IRPF.
La iniciativa también reclamaba evitar "abusos manifiestos" como el hecho de que los deportistas profesionales extranjeros que residan en España menos de seis años tributen sólo al 24%, igual que los que ingresan menos de 17.000 euros.
Por la tarde, la negociación dio un giro cuando el portavoz del PSOE, José Antonio Alonso, anunció que retiraba la enmienda de su grupo a la moción por "coherencia", debido a la intención de los diputados de IU y de ICV de abstenerse en el techo de gasto.
"La abstención no nos vale", dijo Alonso, quien insistió en desvincular el repliegue de un posible acercamiento con CiU, aunque fuentes del grupo catalán confirmaron a EFE que, una vez que el PSOE retirase formalmente su enmienda de sustitución a la moción, sus diez diputados se abstendrían el jueves.
En el debate en Pleno de la moción, el portavoz de Economía de CiU, Josep Sánchez Llibre, admitió el logro de su partido al señalar que, "sin enmiendas y con pocos movimientos", su grupo evitó que "la voracidad del Estado se cebe fiscalmente con las pymes, los autónomos y las rentas medias de las familias".
Por su parte, el autor de la iniciativa, Joan Herrera, lamentó haber tenido durante seis horas un acuerdo con el PSOE que habría permitido una política fiscal "mínimamente progresista".
Herrera, que advirtió a los socialistas de que IU e ICV "toman nota" de su cambio de postura, aseguró que no es cierta la excusa dada por Alonso para retirar la enmienda, porque tanto él como el representante de IU, Gaspar Llamazares, han dicho siempre que se moverían "del no a la abstención" al techo de gasto.
Ahora, advirtió, la posición de estos dos diputados hace el recorrido inverso y es posible que se muevan de la abstención al no.
Tampoco se ha decidido aún ERC, el otro socio del grupo parlamentario, ya que el respaldo de sus tres diputados está supeditado a si el Gobierno incluye el incremento de un punto en el déficit estatal, en cuyo caso votarían a favor.