Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSOE propone un debate de urgencia en el Consejo de Europa sobre la reforma

El PSOE ha solicitado este lunes al Consejo de Europa un debate de urgencia sobre la reforma de la legislación en materia de aborto impulsada por el Gobierno español, con intención de que pueda celebrarse la próxima semana, cuando se reúne su asamblea.
Según ha explicado en declaraciones a Europa Press la diputada del PSOE Delia Blanco, en paralelo, se ha solicitado a las comisiones de Justicia e Igualdad del Consejo que se pronuncien sobre este asunto emitiendo un informe que tendrá que aprobar después la Asamblea del Consejo de Europa.
La intención, conforme ha apuntado Blanco, es introducir esta cuestión en la agenda del Consejo, aunque, previsiblemente, será Siria el asunto que centre el debate de urgencia la próxima semana.
En este caso, la petición se amplía al próximo periodo de sesiones, en el mes de abril, cuando, si no se celebra debate sobre el aborto en España, la Asamblea tendría al menos que pronunciarse sobre el informe que emita al respecto la comisión que se encargue finalmente del tema, sea la de Asuntos Jurídicos o la de Igualdad.
Blanco confía en que el resultado de ese informe sea crítico con la reforma emprendida por el Gobierno español, ya que el Consejo de Europa está integrado por 47 Estados muchos de los cuales tienen legislaciones sobre el aborto más permisivas.
La formación ha preparado una declaración que someterá a votación en la Asamblea cuando llegue el momento y en la que se afirma que la reforma, "el mayor retroceso en derechos y libertades que ha sufrido España en toda la Democracia" deja a las mujeres sin "ninguna capacidad de decidir libremente sobre su maternidad".
La propuesta de declaración recoge que "el proyecto lleva a las mujeres españolas a la condición de no ser sujeto de derecho, sino un objeto de derecho que hay que tutelar, al no concedérseles su condición de personas racionales en uso de sus libertades".
Asimismo, señala que "el 86% de los españoles consideran esta ley un atropello a la libertad de las mujeres y toda la Sociedad" y que "el 75% consideran que no es necesaria".