Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PVasco-Los sindicatos denuncian que la falta de camas en el H. de Cruces colapsa Urgencias y aumenta la carga de trabajo

Afirman que este martes había 14 enfermos en pasillos de urgencias, 32 personas pendientes de ingreso y los boxes "duplicados"
Los sindicatos SATSE, ELA, ESK, LAB, CCOO, UGT y ESK han denunciado que la falta de camas en el Hospital de Cruces "colapsa" las urgencias y aumenta la carga de trabajo, pese a que no hay, en estos momentos, epidemia de gripe.
En un comunicado, las centrales han criticado que el Gobierno vasco solo "busca el ahorro económico" con la "excusa" de la crisis mediante "la falta de contratación de personal y cierre de camas", lo que "repercute negativamente tanto para el personal como para quienes tengan que acudir a la Urgencia", servicio que, según han asegurado, se encuentra "colapsado" en el centro hospitalario.
Los sindicatos han señalado que se trata de "una situación que se repite con demasiada frecuencia y que obliga al personal a tener que trabajar con enfermos en los pasillos".
En este sentido, han explicado que este martes, a las 10.00 horas, había 14 enfermos en los pasillos de urgencias y 32 personas pendientes de ingreso, mientras que los boxes estaban "duplicados e, incluso, varios triplicados".
EMPEORAMIENTO
A su juicio, esta situación "irá empeorando a lo largo de la jornada si no se adoptan medidas por parte de la Gerencia". "Esta situación tercermundista es intolerable, ya que impide ofrecer a los enfermos una estancia digna y supone la pérdida de intimidad y confidencialidad del paciente, máxime en ausencia de gripe y con unidades cerradas que sólo buscan el ahorro económico", han aseverado.
Los sindicatos han criticado que los trabajadores se encuentran "sometidos a una fuerte" presión psicológica por las condiciones del trabajo que soportan "e inciden en el aumento del riesgo de errores".
Por ello, han exigido a la dirección del hospital "que se tomen medidas abriendo aquellas unidades que están cerradas actualmente, con la contratación necesaria para ello". "Estos hechos, por desgracia nada puntuales, y por contra, muy habituales en este centro, son la otra cara de Osakidetza y dicen muy poco a favor de la calidad de la asistencia sanitaria que tan a diario se pregona desde la Consejería de Sanidad", han concluido.