Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pacientes dicen que la sostenibilidad del SNS se garantiza formando enfermos activos y no castigándoles por un "mal uso"

Pacientes reunidos en Sevilla en la 'I Conferencia Nacional de Pacientes Activos' han avisado de que la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud (SNS) se garantiza formando a enfermos activos y no castigando con multas por "mal uso".
De esta forma, los pacientes han contestado al presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), Juan José Rodríguez Sendín, quien ha abogado por cobrar a aquellos ciudadanos que hagan un "mal uso" de los servicios sanitarios, como ir a Urgencias en lugar de a su centro de salud o no ir a recoger pruebas diagnósticas.
"Cuando los pacientes disponen de información y formación adecuada y suficiente se refuerza su autonomía y asumen un mayor control y responsabilidad sobre su enfermedad y sobre los cuidados que requiere. Las experiencias publicadas sobre educación de pacientes demuestran que son "el recurso peor utilizado del sistema sanitario. Cuando un paciente es "activo, partícipe y formado contribuye a mejorar la eficiencia de los recursos públicos, lo que repercutirá notablemente en la sostenibilidad del sistema sanitario", ha afirmado el profesor de la Escuela Andaluza de Salud Pública, Joan Carles March.
En este sentido, ha comentado que los pacientes activos mejoran en un 35 por ciento su comunicación y en 30 por ciento su coordinación con los profesionales sanitarios. "Su confianza en el sistema sanitario es un 40 por ciento superior al resto de los pacientes. Presentan un 15 por ciento menos de reingresos. Y se reducen, en esta misma cifra, los efectos adversos de la medicación y tratamientos que reciben", ha apostillado.
Asimismo, prosigue, el paciente activo es aquel que siente capaz de tomar las riendas de su propia salud, que se ocupa de ella y mejora su capacidad de seguir los tratamientos e indicaciones terapéuticas de los profesionales responsables de su proceso asistencial.
Ahora bien, ha puntualizado que su existencia requiere dos cosas: la primera, que existan webs con información basada en evidencias científicas, accesible, bien estructurada y "traducida del lenguaje experto a otro más ciudadano"; y la segunda, que los médicos y profesionales sanitarios prescriban a sus pacientes que consulten estas webs.
Algunos pacientes "dan un paso más" y asumen el papel de formadores porque se sienten capaces de ayudar a otros pacientes y porque han adquirido los conocimientos y habilidades para informar y formar tanto a pacientes, como a personas cuidadoras, familiares y asociaciones. Enseñan qué es una determinada enfermedad, cómo convivir con ella, compartiendo con los demás pacientes una perspectiva y experiencia de la que no disponemos los profesionales sanitarios", ha apostillado.