Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pacma denuncia ante Fiscalía presunta caza furtiva en Doñana que "da muerte a especies protegidas"

El partido animalista Pacma ha presentado ante la Fiscalía General de Medio Ambiente una denuncia con las imágenes grabadas en el Espacio Protegido de Doñana durante la pasada semana, y subidas a la red por los propios cazadores, presuntamente furtivos, en las que se ve cómo dan muerte de noche a un ciervo.
"En un alarde del más absoluto desprecio por el animal, lo exhiben como trofeo, manipulando su cabeza y cornamenta a pesar de que aún sigue con vida y está agonizando", aseguran desde Pacma, indicando además en un comunicado que, "entre risas y bromas, no dudan en posar ante la cámara y posteriormente difundirlo, a pesar de que lo están realizando sea una actividad furtiva tipificada por la Ley".
La caza de ciervo está prohibida durante la noche y, como puede escucharse en el mismo vídeo, se jactan, a su vez, de haber cazado un tejón, especie que se encuentra protegida, informan desde el partido animalista.
Desde Pacma se sumamos a la petición de los agentes de Medio Ambiente para intensificar la labor de vigilancia en los cotos de caza y zonas declaradas como tal durante la veda, y de manera muy especial durante noche, cuando los furtivos, "si no existe supervisión alguna, campan a sus anchas".
Precisamente, los agentes de Medio Ambiente de Andalucía llevan tiempo mostrando "su malestar ante la falta de medios que les da la Administración", tanto en esta como en otras comunidades, para poder llevar a cabo una oportuna vigilancia durante la noche y evitar situaciones como las que revela el citado vídeo, que suponen la realización de infracciones y delitos.
A juicio de Pacma, la existencia de este tipo de imágenes suponen "una burla" hacia los animales a los que dan muerte, hacia las leyes medioambientales y a la labor de vigilancia que vienen realizando los agentes forestales, que se encuentra "mermada" desde la Administración ante su falta de apoyo.
Desde el partido animalista esperan que la Fiscalía General de Medio Ambiente investigue los hechos, identifique a los culpables y trabaje para impedir futuras actuaciones delictivas de este tipo.